CBCAhí va el resumen de este cuarto capítulo… 

Carmen está en el CBC ahogando sus penas en un vaso de whisky intentando olvidar a Jorge, el HDLGP (hijo de…). Mónica la consuela y Ana, su nueva compañera de piso, flipa en colores viendo a tantas lesbianas en el mismo sitio. “Jo, hay tantas”, dice alucinada, “¿Qué se hace para ligar aquí?”, pregunta súper intrigada. Mónica le dice que el secreto está en mirar a las chicas fijamente, que te devuelvan la mirada, y luego enrollarse con ellas.” Y si no quieres que te vea el resto, te vas al baño”.  Y como Ana, que es actriz, se muere por experimentar, primero le regala unas miraditas de psicópata a la tía  de la barra -que se queda igual- y en cuanto llega Alicia, otra amiga de Mónica, que le da un poco de cancha con su voz sensual y su seguridad, no duda un segundo en proponerle una visita… ¡a los lavabos! Mónica, que sigue viviendo en su mundo de luz y de color en lo que a Nines respecta, le pregunta a Carmen si le ha dicho algo sobre ella: “No me ha dicho nada”, dice Carmen haciéndose la tonta… “y si me lo hubiera dicho no me acuerdo” le suelta muy divertida en pleno pedo post ruptura.  

En la barra hay otras movidas. Nines, que no le quita el ojo de encima a Carmen, tiene que atender a Rosi, su ex, aún cabreada por su ruptura.”¡Que te pongo?”, le pregunta Nines en plan camarera mega prof.  “¿Los cuernos?”, le contesta Rosi, “Uy, no, ¡que ya los llevo puestos!”. Ana vuelve del baño con la asignatura aprendida y dispuesta a añadir otra lesbiana a su lista de nuevas conquistas mientras Carmen y Mónica flipan al ver a Rosi en el bar. “¿Pero esa es Rosi?, pregunta Carmen celosa, “Por favor, no me lo puedo creer,  qué mal gusto”.

En casa de Mónica Nines, Carmen, Mónica y Ana comentan la jugada de la noche. Ana ha conseguido tres teléfonos y ya se plantea llegar a la segunda base: “A mí lo de los morreos se me da bien porque eso es como con los chicos, pero lo otro…” se queja… Se hace tarde y Mónica quiere irse ya a la cama con Nines, que ya no sabe cómo evitarla. Por eso cuando Ana propone una fiesta de pijamas, Nines es la primera en apuntarse. Esa noche no pasará nada ¡y eso que hay tres bollos y una hetero en la misma cama!…