¿Les ponemos ya nombre? ¿Cristabel?l, ¿Isabetina? Bueno vamos a esperar por si las moscas…
La historia de Isabel y Cristina volvió a cobrar protagonismo en el episodio de ayer de “Tierra de Lobos“, aunque pintar no pinta muy bien, la verdad. En fin, para quienes os lo perdisteis, deciros que Isabel se topó con Cristina en el pueblo y aunque se mostró más que arisca con ella, al final quedaron en verse en un clarito de bosque un poco más tarde. Y allí en el bosque después de la obligada bofetada de turno -qué sonoros y contundentes son todos los bofetones que se ven en esta serie- Cristina le pudo a agradecer a la hija de Lobo que le salvara la vida, le confesó que efectivamente, aunque lo suyo empezó por mera venganza, ahora estaba enamorada de ella y cayeron en la trampa… ¡¡¡de la pasión!!! Lástima que Lobo pasara por allí casualmente con su caballo, viera todo el movidón y acabara repudiando a su hija y obligándola a recluirse en un convento. No sin antes, eso sí, mandarle un encarguito de los suyos a Sebastián: matar a Cristina…