Para iniciaros a todas en el origen del término lesbianismo os hacemos un corto repaso sobre su historia, al que hace referencia la Wikipedia.

El lesbianismo (o también safismo, de Safo) hace referencia a la homosexualidad propia del género femenino. En otras palabras, una lesbiana es una mujer que se siente atraída romántica, afectiva y/o sexualmente hacia personas de su mismo sexo. [1]

El término lesbianismo hace referencia a la isla de Lesbos (actual Mitilene) en Grecia y a la poetisa Safo, por sus poemas apasionados (dedicados a sus amigas) y la vida rodeada de otras mujeres, lo cual le valió la reputación de homosexual.

La terminación “-ismo” en lesbianismo implicaba (el sufijo -ismo indica “partidario de”) la idea de que la organización comunitaria de los homosexuales tendía a la promoción de sus conductas; al irse apartando la sociedad de la creencia de que la homosexualidad es voluntaria, se fue imponiendo “homosexualidad” sobre “homosexualismo”.

Existe una historia bíblica que puede ser considerada como la más temprana en términos lésbicos: el amor entre Nohemi y Ruth, Aunque trataba de amor familiar, también puede ser interpretado como una viva declaración de amor en sentido más explícito: “No insistas más en que me separe de ti. Donde tu vayas, yo iré; donde tu vivas, yo viviré; tu pueblo es mi pueblo, y tu Dios es mi Dios; donde tú mueras, yo moriré y allí me enterrarán. Juro hoy solemnemente ante Dios que sólo la muerte nos ha de separar.” Ruth 1:16-17