"The L Word". Lo + del episodio 602

Bueno, bueno, bueno cada vez le estoy cogiendo más ganas a esto. Sé que llega tarde pero es que no suelo ver los capítulos con la tranquilidad que se merecen hasta el jueves o el viernes y aún así últimamente ¡¡¡me sacan de mis casillaaaaaaaas!!! Ahí va lo que más me ha marcado de este segundo episodio de la sexta temporada de “The L Word“…

Lo + esperado y lo + desaprovechado: ¡El momento beso de Shenny! Toooodas lo estábamos esperando, algunas desde hace varias temporadas y, francamente, visto lo visto, creo que Ilene se lo podía haber currado bastante más. Se ha quedado en el típico abrazo que acaba en beso desde unos planos nada detallista en los que no se ve nada: ni sus caras, ni sus emociones… ¡nada! ¡Pero si hasta el beso Alice-Lara, que físicamente se produjo igual tuvo mucha más intensidad y credibilidad! ¿Qué está pasando en esta última temporada? Durante los capítulos apenas ocurre nada y luego, al final, todos con prisas. Si necesitaban más tiempo para cerrar historias -que no es el caso-, pues haber hecho la temporada de 12 episodios, ¡como dios manda!  

 

Lo + esperado y mucho mejor aprovechado: ¡Dylhena! Al regreso de Dylan, en cambio, Ilene le ha sacado mucho más partido. Menos mal, porque ¡si llega a estropear este momento sí que me enfadooooo!  Este momento al menos tiene un poco de todo: humor con Alice poniéndose gallita con Dylan y poniendo al día a Tasha de los fracasos amorosos de Helena; tensión sexual cuando Helena va a ver a Dylan en el bar; expectación -aunque ese beso no acabó de llegar-; y el momentazo bronca callejera. ¡¡¡Qué ganas tenía yo de ver a estas reencontrándose!!!

Lo + explosivo: Helena cantándole las cuarenta a Dylan en la calle con empujón incluido, después de aguantar el tipo en el Hit. ¡Si es que hasta perdiendo los papeles tiene estilo la británica! Y esa  respuesta de Dylan de “Gracias. Ahora sé que te importo”… ¡la frase del capíitulo sin duda!

Lo + divertido: Alice y Tasha en la terapia de pareja con una Alice que no para de hablar y de responder por ambas. Por una vez volvió a ser la misma de siempre. ¡La Alice que todas echábamos de menos! 

 

Lo + freak: ¡MAX! Y lo de freak es en todos los sentidos: Por su nuevo y cutrísimo look ermitaño-Jean-Paul-Gaultier (a LadyM casi la de un paro cardíaco cuando vio su careto por encima de los subtítulos en esa primera e imborrable aparición); por esa trama surrealista que le ha tocado vivir con embarazo incomprensible incluido; por esa pareja que tiene de la que no sabemos nada… Max empezó siendo el revulsivo desaprovechado de la tercera temporada; después pasó a ser la irritante novia de Jenny en transición; más tarde se convirtió en la incomprendida arrinconada; después pasó a ser invisible; luego la manitas oficial -cámara, diseñadora, programadora, mecánica…-y ahora es la freak entre los freaks, la mujer barbuda embarazada de un chico gay. Ni Jenny en sus peores pesadillas rizaba tanto el rizo… Y todo esto nos lleva al siguiente punto:

Lo + surrealista: A ver Max, si tu motivación en la vida es dejarte barba y poder quitarte la camiseta cuando vas a la playa -como Max le confiesa a su doctora antes de la operación de cambio de sexo- y que te salga mucho pelo en el pecho… ¿¿¿adónde vas MAX con ese pelito de quinceañero skater??? ¡Es que no pega para nada! Bueno, y del embarazo ya es que ni quiero hablar: Eso es un señor descuido y lo demás son tonterías.

Lo + L word: la escena en que Bette y Tina llegan al Planet y se juegan a piedra papel o tijera quién se sienta en cada mesa, ahora que por culpa de Shenny se han creado los dos bandos. Me recordó y mucho a los viejos tiempos L, con aquellas escenas cómicas y originales que involucraban a todo el grupo.. Al final una se va a la mesa de las mártires y la otra a la de las traidoras. Y encima se van enviando mensajitos con el móvil para no perdere si un sólo cotilleo. ¡Un clásico!

 

Lo + desaparecido: Papi y Molly. Si Ilene las ha sentado en el banquillo para hacer jugar a Joyce y Phyllis ¡no cuela! A ver si va a ser la boda de estas dos la boda de la que tanto se hablaba en la convención de L5 y nos quedamos con las ganas de ver a bette y Tina pasando por el altar…  

Lo + romántico: Shane haciéndole el desayuno a Jenny y después lavándole el coche. Pero tengo que decir que es una pena que Shane no se haya tomado tantas molestias con Molly, quizás la hubiera recuperado. Además Molly sí está en sus cabales y lo hubiera sabido apreciar mucho más que Jenny.

Lo + agradecido: Que no saliera Adele. Bueno, al menos yo no la he visto.

Lo + tonto: Esa primera secuencia con un Nikki amenazando a Jenny cuando en el capítulo anterior hemos visto que está muerta. ¿Intriga de predestinación, una súper cagada como diría Rafa de “Fama”, o algo muy pero que muy estudiado para despistar a la audiencia??? A no ser que cada capítulo empiece ahora con una de las actrices amenazando a Jenny rollo random act, apuesto por lo segundo.

Lo +sexy: Me sigo quedando con Helena y ese tipazo post convicta que se le ha quedado. Y con ese acento british que cada vez me pone más, “Nou”?

Lo + flipante: a niver personal, ha sido ver el resultado de esas escenas que vimos rodar in situ en Vancouver este verano: las de la exposición de cuadros a la que asisten Bette y Tina. Os aseguro que me he pasado un rato buscándonos (a mada, bidai, LadyM y a mí) por ahí entre los reflejos de las ventanas porque estábamos justo al otro lado de la calle viéndolo todo 😉 Tengo que confesar, de todas maneras, que habíamos malinterpretado la escena totalmente. Habíamos deducido que Bette y Jodie estaban otra vez juntas cuando resulta que Bette y Tina acuden a la exposición como pareja…   

 

Lo + revulsivo: la aparición de Elizabeth Berkeley como antigua compañera de habitación de la universidad de Bette. ¡La cosa se animaaaaaaaaaaaaa!

Lo + hot: No sé si quedarme con el polvo de Alice y Tasha en el Minicooper o si quedarme con el polvete post exposición de Bette y Tina. Creo que me quedo con el segundo. Sí, mucho más explícito y sugerente…


Lo + estúpido: Jenny ante la noticia de que TIBETTE van a adoptar un bebé. Que sólo le preocupe que las obras en la casa de Bette vayan a distraerla a la hora de escribir indica que ni con Shane esta chica va a recuperar la cordura. Cómo se ha pasado Ilene con la pobre Mia. Con lo maja que es esta chica en la vida real y la de odios que se está ganando por culpa de su estúpido personaje.  Claro que no sé si aún son más tontas Bette, Tina, Alice, Tasha, Kit y Helena por aguantar a Jenny y seguirla teniendo como colega.    

Lo + tajante: Max, cuando Jenny le pide rollo-perrito-mimoso que la ayude con un virus que debe tener en el ordenador y Max la ignora. Ja ,ja, me he reído un rato.  ¡Ya era hora de que pasara olímpicamente de ella. ¡Bien hecho Max!