Lesbianarium 85: "Explota mi corazón"

Las bomberas acudieron enseguida, alertadas por la llamada angustiada de una vecina.
—Estaba durmiendo tan tranquila, me despertó la explosión hacia las tres y media, más o menos, no recuerdo la hora exacta. Estoy muy nerviosa.
La jefa de brigada trata de tranquilizar a la testiga. El incendio ya ha sido sofocado y es hora de recoger la máxima información posible para tratar de aclarar los hechos.
—No se preocupe, señora, le agradecemos su aportación. Deje que la policía haga su trabajo y procure reponerse. En la ambulancia la atenderán.
La jefa de brigada se reúne con la inspectora y la forense en la escena de los hechos. En el suelo, el cadáver, cubierto; en las manos de la forense, unas gafas; en las de la inspectora, una nota.
—Suicidio —concluye la inspectora.
—Sin duda alguna —confirma la forense.
—Entonces, ¿caso cerrado? —pregunta la jefa.
—Un cadáver con gafas podría ser el resultado de un asesinato —aclara la inspectora— pero si las gafas aparecen al lado del cuerpo, se trata de suicidio. La mayoría de suicidas se las quitan. Por lo visto, nadie quiere llegar miope al Más Allá. Y luego está la nota, claro. Lo que no entiendo es por qué el cadáver está tan perfecto, aparte del boquete en el pecho.
La forense toma el relevo para explicar las causas de la muerte.
—A mí también me ha sorprendido. Jamás había visto un caso semejante. Un cuerpo en perfecto estado pero un corazón hecho añicos. Es como si le hubiera explotado en el pecho. La pobre ha muerto fulminada, de eso no hay duda. ¿Conocemos el origen del incendio?
—Sí —responde la jefa de brigada— ahí mismo, donde el cadáver. Si se confirma que le explotó el corazón, entonces debemos concluir que las llamas consumieron con avidez la vivienda pero no calcinaron el cuerpo. Se han dado otros casos en incendios causados por explosiones violentas. La onda expansiva lo arrasa todo excepto el epicentro. ¿Puedo ver la nota?
La inspectora se la entrega.

“Me sonrojo si me miras. Te acercas y me enciendo. Me abraso cuando me abrazas.
Solo tu boca de incendios me sofoca, y de mis cenizas renace tu deseo.”

Con mano temblorosa, la jefa de bomberas se agacha para descubrir el rostro de la víctima después de leer sus últimas palabras. Ni siquiera sabía dónde vivía Sara. De haberlo sabido, habría pasado el caso a otra brigada.

Creative Commons License
Lesbianarium by Qerma Palloni is licensed under a Creative Commons “Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas” 3.0 España License.