Sip. “Lip Service” se ha acabado y ahora nos toca volver a esperar un añito o más -esta segunda season se ha hecho de rogar- en caso de que haya tercera temporada,  para ver cómo continúa este nuevo triángulo amoroso que forman Tess, Lexy y Sam. La segunda season de “Lip Service” está finiquitada  ya y ha llegado el momento de repasarla y ponerle nota…

Lo + atrevido: ha sido sin duda cargarse a las dos protagonistas con más gancho de la primera temporada antes de llegar al ecuador de la segunda. Cat, que muere tras ser atropellada y Frankie, que se larga a New York tras su muerte. ¿Ha sido una provocación?¿Una dosis excesiva de dramatismo? ¿Un giro inesperado que no ha tenido sentido para sus fans más fieles? Para nosotras fue simplemente un golpe bajo y una muy mala solución al contratiempo que supuso la marcha obligada por compromisos profesionales de Laura Fraser (Cat), pero ¿qué queréis que os digamos? La verdad es que perderlas de vista tampoco ha estado tan mal. Hemos perdido tres episodios de oro pero los otros tres han superado con creces nuestras expectativas. Total Cat y Frankie no nos hubieran dado más momentos interesantes al paso que iban…

Lo + inesperado y tremendo: el atropello de Cat. ¡Visto y no visto! Ni siquiera pasándolo frame  a frame pude ver el choque brutal que acaba con su vida. Inesperado porque no venía a cuento, porque dudo que en una calle de Glasgow de un solo carril vayan los coches tan rápido -de hecho sólo pasaba uno-, porque Cat vivía en Glasgow y sí estaba acostumbrada a mirar para el lado que toca -no como nosotras cuando nos vamos de turistas por las islas británicas que nos volvemos locas cada vez que hay que cruzar un paso de peatones-, porque no llovía -algo raro en Glasgow-  en el momento del choque y porque además Cat estaba quieta mirando su móvil. Vamos que un ole para el conductor quien por cierto y para más info no estaba borracho!!! Me pregunto en qué estaría pensando…

Lo + missing: Frankie. Lo suyo sí que ha sido salir por piernas. Se muere el amor de su vida y ala, se escaquea, se larga a Nueva York, desaparece y a las demás que las bomben, incluida su recién recuperada madre. Muy feo de su parte y más tendiendo en cuenta que había un alquiler pendiente…

Lo + aburrido: los tres primeros episodios con especial incidencia en el de la muerte de Cat. El atropello fue ipso facto pero el duelo ha durado demasiado. Totalmente precindible.

Lo + refrescante: Los dos nuevos fichajes de esta segunda temporada, Lexy (Anna Skellern)  y Lauren (Neve McIntosh), y la nueva revelación:  Sadie (Natasha O’Keeffe), que además de animar el cotarro y la trama nos han brindado un sinfín de escenas de sexo hot, hot, hot…

Lo + irritante: 2 personajes: por un lado Nora, la actriz y novia del hermano de Cat (Sinead Keenan)  plastorra e insoportable desde su primera aparición, y Declan, el compañero de Lexy en el hospital. Aunque solo eliminaría a Nora de esta temporada porque Declan ha sido tan frío, irónico y egoísta que hasta me ha caído en gracia.

Lo + hot:  No sé si Sadie en general o todos sus polvos en esta segunda temporada. Desde luego exceptuando ese momento de Lexy y su compi de urgencias en la cama, Sadie ha protagonizado los polvos más hot, cañeros y divertidos de toda esta temporada, con Lauren o sin ella… Sadie ¡ha sido la revelación de la temporada con diferencia!

Lo + sexy: Sadie (Natasha O’Keeffe).

Lo + de agradecer: que a diferencia de Cat, Frankie o Sam, cuyas rupturas sentimentales las envuelven en un estado insufrible de agonía, tristeza y tormento ciertamente aburrido y cansino, a personajes como Sadie y Lexy que les rompan el corazón supone pasar a la acción, quitar un clavo con otro clavo, o practicar la delincuencia…

Lo + cool: Lexy (Anna Skellern). Su llegada a la serie ha supuesto una bocanada de aire fresco. La doctora de urgencias australiana además de presencia tiene un carácter fuerte, es decidida, no pierde el tiempo y es un encanto como compi de piso y como amiga. Por no hablar de su buena presencia. No es de las que pierde toda la gracia cuando se enamora y sabe hacerse de rogar. Por favor ¡¡¡quiero conocerla!!!!

Lo + currado: la táctica de ligue de Lexy con Sam. Introducirse en el mundo del jogging para coincidir cada día con Sam en plan casualidad y que cuele no puede hacerlo cualquiera. Y le ha salido redondo. Lexy se ha ligado a la sargento  y además se ha puesto en forma…

Lo + dangerous: la táctica de ligue de Sadie con Lauren: se cuela en su vida, se cuela en su curro, en su casa, en la galería de arte de la esposa, se marca unos “sin pas”… ¡Lo suyo sí que es una seducción high voltage!

Lo + visto y no visto: la novia que tiene Tess al principio de la serie -la deportista- que desaparece sin que sepamos nada de ella en un plis plas y eso que a Tess le costó bastante  ligársela en la primera season. Pasando este detalle por alto, a Tess la hemos visto muuucho mejor en esta segunda temporada, menos torpe, más centrada y hasta más sexy. Además se ha ganado un puesto de oro en el triángulo amoroso de turno. ¡Bravo por ella!

Lo + desaprovechado: Sam (Heather Peace). Un personaje sexy y fuerte que en esta segunda temporada ha pasado al lado oscuro para mostrarse vulnerable, y perdido. Vamos, que ha perdido toda su gracia. ¡Hay que recuperarlo como sea!

Lo + esperanzador: el capítulo final de la segunda temporada con ese polvete entre Lexy y Sam -no tan potente como hubiéramos deseado- y el nuevo triángulo que forman Tess, Sam y Lexy y que puede darnos muchas gratas sorpresas en una nueva temporada si es que se confirma. Seguiremos informando…