Actualmente podemos disfrutar de una gran colección de cine lésbico del que podemos disfrutar en nuestra casa con nuestra chica en una tarde de otoño. Por ello, a continuación veremos algunas de esas películas.

Una de ellas es La vida de Adele. Ganadora de la Palma de Oro del Festival de cine de Cannes, esta película, considerada una de las mejores en temática lésbica, es absolutamente imprescindible. Narra la historia de la joven Adele que, a sus 15 años, no tiene dudas en que un chico debe salir siempre con una chica. Sin embargo, cuando una noche conoce a Emma, una joven de pelo azul, sus sentimientos e identidad sexual se volverán confusos y la someterán a un juicio de valores por parte de su familia y amigos.

A pesar de que la mayoría de las críticas la ponen por las nubes, una importante parte de la comunidad LGBT criticó las “excesivas escenas de sexo”, cuyo “único fin es poner en pantalla las fantasías de un director heterosexual”. La película, muy polémica, muestra escenas de sexo explícito que pretenden derribar tabúes.

Otras películas de cine lésbico ideales para una tarde de otoño

 

Otra de las películas de cine lésbico es Carol. Cate Blanchett y Ronney Mara protagonizan una sensual historia de amor dirigida por Todd Haynes. Nueva York, años 50. Una joven empleada de una tienda de Manhattan conoce a una clienta de la alta sociedad, seductora y atractiva, que vive presa en un matrimonio infeliz. El primer encuentro de ambas es solo el inicio de una poderosa historia de atracción alejada de los convencionalismos.

Por otra parte tenemos Habitación en Roma. En ella Julio Médem narra la potente historia protagonizada por Elena Anaya y Natasha Yarovenko en pleno centro de Roma. Corre el verano de 2008 y en un hotel del corazón de esta ciudad italiana se conocen una rusa y una española. En la habitación donde transcurre la película se respira una atmósfera cargada de erotismo y sensualidad.

Entre ellas nace un sentimiento nuevo que ambas aceptan. Durante doce horas, las dos mujeres se cuentan sus vidas y hablan de sus compromisos con sus respectivas parejas. Una tiene dos hijos y la otra está a punto de casarse con su profesor. Al día siguiente, Alba volverá a España y Natasha a Rusia.

Tampoco podemos olvidarnos de la película de cine lésbico titulada Los chicos están bien  Nic (Annette Benning) y Jules (Julianne Moore) son una pareja consolidada de lesbianas que viven con sus dos hijos adolescentes: Joni (Mia Wasikowska) y Laser (Josh Hutcherson), fruto de una inseminación artificial. Cuando los chicos cumplen la mayoría de edad se obsesionan por conocer a su padre biológico, que donó semen a una clínica cuando era joven.

Paul (Mark Ruffalo) es el padre que, indirectamente, acabará formando parte de la vida de esta familia… para sorpresa de las dos madres