En este post queremos hablar de una de esas lesbianas famosas que no sólo se hizo célebre por su actividad (en este caso la música) sino por su coraje y su carácter. Hoy vamos a tratar de dar algo de luz a esa pregunta de difícil respuesta ¿quién era Chavela Vargas?. Una de las artistas más representativas de algo que podríamos definir como música de lesbianas (para lesbianas, aunque no sólo). Todas sus letras venían marcadas por una sinceridad y una honestidad en su mensaje y en la forma de cantar que una vez tras otra, nos pone los pelos de punta.

Esto se debe quizás a que Chavela no tuvo una vida fácil. Con su música es capaz de poner a flor de piel el desgarro propio de los tiempos duros. Comunicárnoslo de tal manera que, pese al paso del tiempo, podemos entenderlo. Imagina vivir en el México de los años 40 (Chavela nació en 1919) empecinándote en llevar pantalones vaqueros y camisa como los hombres. Ir a cantar rancheras de compositor y trama masculinas en medio de tugurios llenos de hombres recelosos. Chavela fue, y debe ser, siempre en ese sentido una verdadera heroína para todas nosotras.

Una vida dura entre las de las lesbianas famosas

Y es que escuchar su música es como si alguien nos diera un abrazo o nos dijera un “no estás sola” aunque Chavela Vargas sí lo estuvo durante mucho tiempo. De hecho, otro de sus problemas (o quizás una consecuencia de la dura vida que le tocó vivir) fue el alcoholismo. Verdadera adicta a tal sustancia (el tequila era, como buena mexicana, su líquido predilecto) tuvo que vivir un retiro de unos veinte años.

Se cuenta que Pedro Almodóvar tuvo mucho que ver en su reaparición, y es que podemos decir que Chavela Vargas es un referente admirado por gays y mujeres que, como ella, han luchado por los derechos lgtb. Poco a poco, Chavela fue abriéndose paso desde los tugurios para terminar actuando en la Sala Champagne Room del Restaurante la Perla, muy célebre en la época. Trabajar allí que le permitió entrar en contacto con muchos famosos venidos del extranjero. De hecho, fue así como consiguió el encargo de poner música a la boda de Elisabeth Taylor, donde afortunadamente conoció a gente importante del mundo del espectáculo que empezaron a interesarse por ella.

¿Quieres saber más?

El resto es la historia de una leyenda, una historia bonita llena de arrugas que hablan de una melancolía y una vida dura, agridulce. Recomendamos para adentrarnos en la vida de esta gigantona entre las lesbianas famosas ilustre su autobiografía. Aparecida en 2001 y de título “Y si quieres saber de mi pasado…”, es un grande entre los libros de temática les. En él Chavela da los pormenores de todo lo que tuvo que vivir y todo lo que consiguió vencer. Sólo me queda deciros que si aún en el día de hoy no habéis escuchado a Chavela Vargas, debéis hacerlo. Si nunca habéis escuchado nada de ella (más grave todavía) es imperativo que os deis ese regalo para toda la vida; nada vuelve a ser lo mismo después de Chavela. Os dejo una entrevista realizada hace unos años por Televisión Española a continuación: