Aunque este blog no pretende otra cosa que darnos a nosotras mismas el gusto de hablar de nuestras cosas y de nosotros casi exclusivamente, hoy queremos hacerle un pequeño homenaje a una persona que -nos consta- ha hecho mucho por el colectivo LGTB en general y por las mujeres en particular. También por las lesbianas: Bimba Bosé. Como sabréis ya, Bimba falleció hace 2 días, el 23 de enero. Es de agradecer simplemente las declaraciones que hizo, donde trató el tema del amor entre mujeres como algo de lo que no hay que escandalizarse más que con cualquier clase de amor. Todas recordamos su “si me enamoro de una mujer, no tendría ningún problema”.

Es lo mismo que decir que no tendría problema en enamorarse de ninguna mujer. Y muchas de vosotras seguramente habríais deseado ser la elegida. Y es que Bimba, otra cosa no, pero magnetismo sí tenía. Lo cierto es que, ahora que lo pienso, probablemente es de las tías más deseadas entre el mundo less. Una parte de la prueba a favor de esto es que la búsqueda principal de después de “Bimba” en Google es “es lesbiana”. Supongo que su cuerpo, típico cuerpo de mujer andrógina, le hacía tener una apariencia especial. Además de eso, desprendía seguridad en sí misma y, para qué engañarnos, era un pedazo de mujer.

¿Quién era Bimba?

Cierto es que a Bimba se la empezó a conocer por su tío Miguel Bosé. La primera noticia que tuve de ella fue en aquel videoclip que grabaron juntos. Desde entonces, te quedabas con ella. Tenía una apariencia muy llamativa, es de estas personas que ves una sola vez y te impacta.

Sin embargo, antes de aquello ya venía formándose su propia carrera. Gracias a sus tan característicos rasgos, empezó a trabajar para Locking Shocking (una revista de unos amigos). Protagonizó su portada y desde entonces su ascenso fue meteórico.  Fue la protagonista de algunos magazine tan prestigiosos como Vogue.

No solo hizo de modelo fotográfica, también pisó la pasarela para grandes firmas. Bimba tenía 41 años y, probablemente, lo mejor de su carrera por delante. Además, deja dos hijas que tenía con el músico Diego Postigo. Sin embargo, ahora estaba relacionada sentimentalmente con el modelo Charlie Centa.  Llevaba dos años luchando contra el cáncer de mama que sufría en su pecho derecho. Como ella misma dijo, aún seguía en tratamiento y, de hecho, se mantenía firme y optimista. Sin embargo, el día 23 se conoció la noticia que, la verdad, nadie esperaba. Al parecer, la terrible enfermedad se había extendido por cerebro, hígado y huesos. Ella, sin embargo, siempre se había mostrado optimista y con energía. Bimba en este último tiempo había sido el apoyo más importante del también afectado por el cáncer David Delfín.

Sin duda, habrá sido un golpe muy duro para él la noticia y aprovechamos desde aquí para mandarle muchos ánimos. Él también ha hecho mucho por el colectivo LGTB al que pertenece. Esperamos que se recupere y le mandamos mucho ánimo. Para la familia de Bimba, nuestros mejores deseos en este momento y, para ella, que siga brillando con tanto glamour allí donde esté.