Miriam Blasco, la judoca vallisoletana, vuelve a estar de actualidad al cumplirse 25 años de aquel momento en que se convirtió en la primera campeona olímpica española. En plena conmemoración de los Juegos Olímpicos en Barcelona, Miriam Blasco ha revelado al mudo que se casó con su rival en la final de aquellas Olimpíadas, la británica Nicola Fairbrother.

No fue un amor a primera vista sobre el tatami. Miriam Blasco ha explicado que fue dos años después de aquel encuentro cuando inició una relación con la que considera la persona más importante de su vida.

Miriam Blasco presenta a su mujer

Barcelona 92 fue el evento deportivo más importante para Miriam Blasco y también para todas las españolas. Con su hazaña abrió las puertas del deporte femenino español, mucho más invisible por aquel entonces que en nuestros días. Ella fue la primera en conseguir una medalla olímpica y se convirtió en el modelo a seguir por otras muchas deportistas españolas que siguieron su estela.

Tras abandonar la competición, Miriam Blasco siguió ligada al deporte. Colaboró como comentarista en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000. Más tarde fue nombrada vocal de la Comisión de la Mujer del Comité Olímpico Español y presidenta de la “Comisión sobre la situación de los deportistas al finalizar su carrera deportiva”.

Miriam Blasco, una vida entre tatamis

Antes de Miriam Blasco, solo Blanca Fernández Ochoa había conseguido la proeza de ganar una medalla olímpica. Fue en los Juegos Olímpicos de Invierno, en Albertville (Francia), donde se hizo con un bronce ese mismo año. Blasco fue la primera mujer que consiguió una medalla oro en unos Juegos de Verano.

No fue ése su único éxito en el judo. Blasco consiguió otras medallas antes y después de la cita olímpica de Barcelona. Entre los años 1988 y 1994 logró numerosas medallas de oro, plata y bronce en campeonatos europeos y mundiales dentro de su categoría.

Obtuvo menciones a la Mejor Deportista Femenina en los Premios Deportivos Provinciales de la Diputación de Alicante durante cuatro años consecutivos. Además, logró el Trofeo Ayuntamiento de Alicante al mejor deportista alicantino absoluto en dos ocasiones y el Premio Reina Sofía y la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo del Consejo Superior de Deportes.

Boda con su rival

Todos estos méritos deportivos eran conocidos para la mayoría. Lo que nos ha dejado con la boca abierta han sido sus últimas declaraciones a la prensa. Pocos eran los que sabían que Miriam Blasco se casó hace año y medio con su rival en la final de aquellas famosas Olimpíadas.

Su mujer es la británica Nicola Fairbrother. Con ella se disputó el oro sin saber que se convertiría en en el amor de su vida. Más de veinte años de vida en común las llevó a pasar por el altar. Sin duda, ambas le deben mucho a aquella final olímpica.

Ahora, han intercambiado los metales en sus alianzas metales para hacer un guiño al destino. Miriam lleva la plata y Nicola, el oro.

Sin embargo, creemos que Miriam se merece un pequeño tirón de orejas. Y es que la judoca votó en contra del matrimonio igualitario siguiendo la disciplina de su partido. En fin, se lo perdonamos porque ha tenido un gesto valiente.