El estado de California en Estados Unidos ha decidido condenar a aquellas personas que promuevan terapias sexuales. Es decir, todas aquellas personas que quieran cambiar la orientación sexual de alguna persona del colectivo LGTB. Una iniciativa que queremos celebrar desde lesbiana.es y que da un paso más en un país que con demasiada frecuencia ha causado polémica por causas contrarias a los derechos LGTB.

Persiguen las terapias sexuales en California

El estado de California ha decidido perseguir las prácticas de terapias sexuales. En efecto, la ley dictada por el estado pretende acabar con dichas terapias sexuales que, a todas luces, vulneran los derechos de los gays y lesbianas de todo el país. Naturalmente, como no podía ser de otra manera, los conservadoras han puesto el grito en el cielo. Según ellos al prohibirles que realicen terapias sexuales les quitan parte de su misión. En efecto, ellos lo consideran así. Sin embargo, hay que recordarles que nadie les ha pedido que se encarguen de ella. Que de hecho dicha misión coarta los derechos de las personas del colectivo LGTB. Ninguna de esas terapias sexuales tiene pinta de ser un deber: más al contrario es un delito. Y ahora, por fin, el estado de California las perseguirá.

Hay que decir que, en cualquier de los casos dicha medida ha tardado mucho tiempo en llegar. Lo decimos porque en ninguna otra ciudad del mundo podemos encontrar tanta historia de activismo LGTB. En concreto, el estado de California es de hecho el sitio “madre” de todos las luchas LGTB. Por ello es por lo que decimos que esta medida llega en realidad tarde. Teniendo en cuenta la historia de este estado ya se estaban tardando en perseguir este tipo de terapias.

Un atraso generalizado

La cuestión de las terapias sexuales es simplemente un capítulo. Un capítulo de reivindicaciones más amplias. Dichas reivindicaciones tienen que ver con la situación del colectivo LGTB en general. Y más concretamente con un proceso que arrancó con la despenalización de la enfermedad hace escasamente 2 décadas. Y es que la cuestión por la que no se ha hecho antes esta prohibición de las terapias sexuales responde seguramente a la importancia de la psicología en Estados Unidos. Me explico.

En todos los casos la psicología es un arma de doble filo. Desde su aparición ha valido para justificar las posturas más denigrantes. Al mismo tiempo, ha valido para apoyar el avance de ciertos movimientos. Como no podía ser de otra manera entre ellos están las luchas del colectivo LGTB. Sin embargo, por su propia naturaleza ha dejado un espacio para poder “pensar” que, en efecto, las terapias sexuales podían tener alguna clase de resultado. Es difícil convencer a gente que parte de prejuicios homófobos de que no hay nada que curar. La psicología les ha valido en muchos casos como una “naturaleza” previa. A la que por supuesto se podía volver. Noticias como la de la prohibición de terapias sexuales en California son por ello una excelente noticia. Deja tus comentarios con tu opinión.