Lo más probable es que cuando se hable de colectivos se piense que se exagera cuando se dice que el 100% de ellos han sufrido algún tipo de acoso, maltrato o discriminación. Sin embargo, en el caso del colectivo LGTBI las cifras no son falsas. Podemos decir sin temor a equivocarnos que el 100% o prácticamente el 100% de los miembros del colectivo LGTBI han sufrido alguna de estas sensaciones.

El colectivo LGTBI: aún hay mucho que hacer

El 100% de las personas del colectivo LGTBI reconoce haber sufrido algún episodio relacionado con la ansiedad, el estrés o el pánico. Todos ellos han sido provocados por la fobia al colectivo LGTBI. Toda la comunidad sigue siendo estigmatizada independientemente de las diferencias que pueda haber entre las personas del colectivo LGTBI. En consecuencia, nosotrxs no podemos llevar a cabo nuestra vida con normalidad. Siempre hay más escollos, más obstáculos que para los demás. Queremos decir esto recordando que el pasado 17 de mayo fue el día contra la homofobia y transfobia.

En 1990 se eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. En efecto, la fecha que marca el día contra la homofobia y la transfobia la prescribe aquella fecha. Hoy en día, sin embargo, 27 años después aún queda un largo camino por recorrer. Desde luego la sociedad en la que vivimos es difícil. Muchas veces esos prejuicios acerca de las personas del colectivo LGTBI suscitan muchas dudas entre los jóvenes. Es por ello que la sociedad (siempre) presiona cuando la sexualidad se sale de la norma.

Algunos datos curiosos sobre el colectivo LGTBI

Se sabe que entre las personas del colectivo LGTBI son los adultos los casos más complejos. En su caso se trata de personas que han tenido malas experiencias en la juventud. Muy probablemente porque les tocó vivir una época mucho más afixiante. Los problemas que pudieron atravesar durante su juventud posteriormente afloraron en su madurez. En consecuencia hay que ganar un espíritu de educación que busque hablar a los más pequeños sobre la diversidad sexual y de género. En este sentido ya se ha avanzado en otros países.

Durante la etapa de la preadolescencia muchos jóvenes reflexionan sobre estos temas. Naturalmente, lo hacen acerca de su propia sexualidad. Es por ello que deben saber con total claridad que hay personas que se “escapan” a la norma. Eso no quiere decir que sean “raros” o anormales. Más al contrario son una expresión distinta de la naturaleza, afortunadamente. Sin embargo, son sus compañeros quienes peor se lo hacen pasar. Existen también víctimas de acoso escolar que no son capaces de expresarlo. Y debemos entender que en esos casos la presión es doble. Porque te están atacando por algo que va a acompañarte toda tu vida, algo de tu propia identidad. No un “defecto” sino algo de lo que eres.

Desde luego que se deben poner más medios en colegios e institutos para intentar luchar contra esta situación. El colectivo LGTBI necesita más protección, más integración, mas naturalidad en definitiva. Deja tu comentario con tu opinión sobre la situación del colectivo LGTBI. Como parte de él puedes dejar tus propias vivencias escritas.