Cuando hablamos de masajes eróticos, generalmente lo relacionamos con el sexo. Nada más lejos de la realidad, un masaje erótico no implica un intercambio sexual. De hecho, no se persigue el orgasmo, aunque ocurra. El masaje erótico lo que busca es erotizar el cuerpo para sensibilizarnos.

Redescubre el placer en todo tu cuerpo

Los masajistas profesionales que se dedican al masaje erótico, trabajan con parejas y de forma individual. Tanto en uno, como en otro caso, de lo que se trata es de recorrer el cuerpo para despertar sensaciones. Este recorrido del cuerpo incluye también la zona de los genitales, pero de forma muy sutil.

Durante el masaje erótico se pueden descubrir zonas de nuestro cuerpo que teníamos olvidadas. Es más, en muchas ocasiones, la persona que recibe el masaje llega al orgasmo sin que se haya masajeado la zona genital. Esto sucede porque la técnica produce un efecto de relajación y contacto directo con nuestras sensaciones. Algo que en el día a día se olvida, las prisas y el estrés hace que nos desconectemos del cuerpo.

Esta misma desconexión del cuerpo es lo que puede provocar anorgasmia y otros problemas sexuales. Todo ello desemboca en una falta de conexión, y de ahí la dificultad para sentir placer. Los masajes eróticos corrigen este desajuste, enseñándonos a sentir cada parte del cuerpo.

De esta manera, desarrollarás más la sensualidad, que no la sexualidad. Aunque la primera despertará tu energía sexual de una forma totalmente nueva. El primer paso está en la relajación, el segundo en la entrega al momento presente, lo demás vendrá por sí solo. Por lo general, con una sola sesión conseguirás los resultados esperados.

Masaje erótico en pareja

Qué mejor forma de aprender a tocarnos y a tocar para sentir y dar placer. Sería una buena idea proponerle a tu chica acudir a un profesional que os enseñe este tipo de masaje. No sólo disfrutaréis de vuestras sensaciones, sino que también fortaleceréis vuestro vínculo.

Durante los masajes eróticos en pareja, mientras una de vosotras recibe el masaje, la otra aprende a cómo darlo. Al mismo tiempo, la persona encargada de enseñaros estará también dando el masaje a medida que explica. Es decir, que se recibe un masaje a cuatro manos, y de otro lado, se aprende a dar el masaje. Es una experiencia muy completa, luego podréis practicar en casa todo lo aprendido y ¡a disfrutar!.

Además de disfrutar y descubrir vuestros propios cuerpos y el de vuestra pareja, estaréis creando complicidad. La complicidad es indispensable para que haya una buena conexión íntima. Esta conexión se verá fortalecida por una nueva forma de tocaros, lo que os enriquecerá mucho a nivel personal.

No sólo es importante saber tocar, sino también saber recibir y saber tocar vuestro propio cuerpo. Todo esto es lo que aprenderás con un masaje erótico. De hecho, cambiará para mejor tu forma de ver y vivir las relaciones sexuales. Lejos de centrarte en la estimulación genital, ahora cuentas con todo el cuerpo para dar y recibir placer.