El síndrome del “pero” es una nueva y original campaña lanzada por la FELGTB con el objetivo de enfrentarse a esa homofobia disfrazada que promueven tantos ciudadanos. Demasiados.

El síndrome del “pero”

La orientación sexual o la identidad de género no son enfermedades. Sin embargo la homofobia sí podría considerarse como tal en las clasificaciones médicas de trastornos. El caso es que muchas personas intolerantes jamás lo van a reconocer y dirán la frase “yo no soy homófobo, pero…” y ya sabemos que todo lo que va después de la conjunción, invalida la afirmación del principio. Esto se trata de un caso claro de síndrome del “pero”. Todos sabemos como suelen terminar esas frases. Los ejemplos más manidos son:

No soy homófobo pero…

  • No hace falta que lo demuestren en público
  • Que no lo llamen matrimonio
  • Los niños necesitan un padre y una madre
  • Que no sean tan exhibicionistas
  • Los niños no tienen por qué verlo
  • Que no se quejen que los heteros no tenemos un día del orgullo
  • Etcétera, etcétera…

Seguro que se os ocurren más ejemplos. Son excusas y peros que camuflan una mentalidad homofóbica que no es capaz de aceptar que hay personas que son, aman y sienten de forma distinta a la de la mayoría. En el siglo XXI aún hay quien piensa que hacer lo que hace la mayoría es la única opción y las demás alternativas deben ser anuladas. Como si solo una forma de amor fuese la correcta. Por eso, la FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales) ha hecho pública, recientemente, una campaña en su web y en redes sociales. Se está difundiendo con el hashtag #SÍNDROMEdelPERO

Nuevo brote de homofobia

Es un síndrome que ha experimentado un fuerte rebrote en este último año que ha afectado a miles de personas en nuestro país. Seguramente te has encontrado con algún caso. En el trabajo, en algún evento, alguna fiesta o incluso en tu comunidad de vecinos. “Yo tengo muchos amigos gays, pero…”, “Me parece estupendo que se celebre el orgullo, pero…”. La web está enfocada a aquellas personas que sufren este síndrome y se presentan varios casos de síntomas que puedan estar padeciendo estas personas, para que se reconozcan como afectados. Por eso se presentan en la web los casos más típicos que pueden afectar a cualquiera a nuestro alrededor. A tus padres, al cuñado, a colegas, a los amigos. Se advierte que incluso el lector puede estar sufriéndolo, para lo cual se ofrece un excelente remedio llamado “Argumentine”.

En una de las secciones hay un completo test para que los visitantes puedan tener más claro si tienen el síndrome y en qué nivel de gravedad. Pero en la FELGTB son optimistas y positivos y ofrecen una cura para esta enfermedad. El “Argumentine” es un medicamento de probada eficacia, pero es muy importante seguir el tratamiento completo.

Esta iniciativa que lanza la FELGTB tiene el propósito de combatir con argumentos y humor el típico discurso de odio encubierto contra el colectivo LGTBI. Un discurso que ha resurgido estimulado y respaldado por determinados partidos políticos. La propuesta es que todos tengamos recursos argumentativos lógicos y bien estructurados para rebatir cualquiera de estos comentarios homófobos y transfóbicos.

Aquí tenéis la web para que le echéis un vistazo o se la paséis a posibles infectados.