¿Alguna vez has visto a un hetero en un bar de ambiente? Me da igual que sea un él o una ella. Hoy, por reirnos un poco, vamos a hacer un manual de comportamiento para los heteros en un bar de ambiente.

Los y las heteros son bienvenidos en un bar de ambiente, pero…

Por suerte, cualquier lesbiana puede ir a una discoteca hetero, siempre que se comporte como una señorita, claro. Es decir, que no se ponga a darse el lote con otra chica, pues los heteros se pueden escandalizar… Ahora bien, ¿qué pasa cuando es una chica hetero la que pisa los dominios lésbicos de un bar de ambiente?

Tal vez te parezca un topicazo, pero, por lo general, cuando un hetero pisa un bar de ambiente (sobre todo si es la primera vez) pierde los papeles y se olvida de las normas de conducta más básicas. Es como si todo su poder heterosexual se desatara y lo quisiera diseminar por el local. Tanto ellos como ellas. En esto, por desgracia, me refiero más a los bares de chicos, ya que encontrar un bar de ambiente para nosotras es tan difícil como ver al yeti o un burro volando.

En fin, que un o una hetero que visite un bar de chicas tiene que saber varias cosas…

Chico, tus genitales no tiene ningún poder aquí. No seas un baboso

Mala noticia para todos los chicos heteros que vayan a un bar de ambiente: no nos importa nada lo que tienes entre las piernas. Aquí tus partes íntimas no te van a servir para nada. No estamos interesadas, y por mucho que intentes ligar con nosotras, no te va a salir bien la jugada. A las lesbianas no nos gustan los hombres, ni nos van a gustar en la vida, así que deja de perder el tiempo si lo que buscas es un ligue o un rollo de una noche.

Chica, simplemente porque seas mujer no nos vamos a tirar encima de ti

No, no vamos a ir en plan depredador a intentar acostarnos contigo solamente porque vengas a un bar de ambiente. Te sorprendería saber cuántas mujeres me han dicho que no vienen conmigo a un bar de “lesbis” porque no quieren que al entrar les miren el culo o que les “entre una tía”.

¿Qué pasa, que hacemos una fila para que pase por delante una mujer cuando detectamos “ondas heterosexuales”? Además, eso de que no quieren que les miren… Bueno, según sea la persona, ¿no? Todas conocemos a personas que cuando van a discotecas lo que quieren precisamente es eso. Pero bueno, ese no es el caso. La cuestión es que vamos a estos bares porque sabemos que en ellos podemos ser nosotras mismas, sin tener que fingir nada.

Chicas, que tengáis amigas lesbianas no significa barra libre

También me ha pasado alguna vez que cuando una hetero va a un bar de ambiente se hace más lesbiana que yo misma. Parece que le entra un síncope extraño y quiere liarse con toda lesbiana que ve. ¡Hasta intenta meter mano sin siquiera conocerla! ¡Para, chica! ¡Que a lo mejor no me gustas!

¿Qué más crees que debería tener en cuenta una persona hetero en un bar de ambiente?