Venga, que sí. Que ahora te traigo otra de esas noticias que pueden resultar ridículas, sobre todo porque tienen que ver con Disney, la factoría de ilusión y de magia en todo el mundo.

A lo largo de toda su historia, Disney ha creado películas para niños y no tan niños en las que han creado un mundo maravilloso de fantasía y que pretendía inculcar a todos valores como el respeto, el amor o la importancia de la amistad. En los últimos años, la homosexualidad es también un tema recurrente en las pelis de Disney, pero que se aborde en ellas parece que no gusta en determinados países de este mundo que tenemos que habitar. Y de eso es de lo que vamos a hablar en este artículo en lesbiana.es.

Prohíben la película Onward porque hace referencia a una relación lésbica

Pues sí, eso es lo que ha pasado en algunos países de Oriente Medio.

En la película, en la que dos hermanos elfos adolescentes en un mundo mítico que se embarcan en una búsqueda de magia, hay una referencia muy leve a una relación LGBTQ entre dos personajes que no son principales.

La escena causante de tantos problemas es esa en la que los dos protagonistas se disfrazan de centauro para hacerse pasar por el novio de la madre, el Oficial Bronco, y empiezan a hablar sobre cómo criar y educar a los hijos con dos mujeres policía. La oficial Spectre, un cíclope de color morado, parece entender al oficial Bronco y le dice que no es fácil ser padre, y que la hija de su novia le hacía perder la cabeza muchas veces.

Eso es todo. Una leve referencia hace que los países de Oriente Medio se escandalicen y prohíben la película. ¿No te parece un poco demasiado?

Kuwait, Omán o Qatar, entre los países escandalizados

A estas alturas, aún me parece increíble que haya países en los que no solamente los derechos de las personas homosexuales no se respeten, sino que algo así haya causado tal revuelo. ¡Y siendo Disney!

Según han informado fuentes oficiales, Kuwait, Omán, Qatar y Arabia Saudí son algunos de los países que han prohibido (y condenado) la película de la factoría americana por esa pequeña referencia. La película, lanzada en algunos países esta semana pasada, no está programada en los cines de estos lugares. Otros países de Oriente Medios como Bahrein, Líbano y Egipto sí la están proyectando en sus cines.

No es extraño escuchar que Rusia es un país poco amable con los derechos LGTB, y como podíamos esperar, también ha ejercido la censura en la película, en esta ocasión, cambiando la palabra “novia” por pareja, y, por supuesto, sin hacer mención al género de su hija.

Y es que este país tiene un gran historial a sus espaldas en cuanto a censura gay. Las películas Rocketman y Endgame (Los Vengadores) también sufrieron la censura en sus cintas. Es más, calificó La Bella y la Bestia en 2017 como una peli para mayores de 18 años porque tenía un personaje que se intuía homosexual.