Qué bonita es la Fé, y qué maravilloso es ser un hombre de Dios anti- gays, anti- lesbianas y anti todo… ¿Verdad?

Hoy de nuevo tengo que traerte una noticia referente a una de esas personas anti- gays que piensan que vamos a morir todos, gays, lesbianas y bisexuales, y transexuales, pero no de una forma bonita. No, vamos a morir todos ardiendo en el infierno.

La maldición de los anti- gays

La noticia que nos ocupa hoy nos llega desde Estados Unidos, y por la cual pareja de lesbianas ha hablado con los medios locales de su angustia tras descubrir que un pastor (amén, hermanas) que vivía enfrente de ellas ha colocado un cartel con una leyenda anti-gays cuando descubrió que no eran compañeras de piso (que por otro lado, no debió ser muy difícil, verás…)

Lynda Slimer, que vive en Louisiana, explicó en una publicación de Facebook que ella y su mujer, al llegar a casa junto con sus dos hijas vieron el cartel que había puesto en su jardín este hombre, tan piadoso y temeroso de nuestro Señor…

Según comentaron a Metro Weekly, un periódico de la localidad, en el cartel podía leerse la frase “Si Dios condena la homosexualidad, nosotros también tenemos que hacerlo”. Para Lynda y su mujer, el cartel que puso el Pastor de la Iglesia de la zona no es más que una interpretación sesgada y manipulada de la Biblia que solamente pretende generar odio en las personas. No obstante, para la pareja, la misión principal de ese cartel es conseguir que la familia se sienta incómoda y se marche.

Sin embargo, esto es algo a lo que no están dispuestas.

Tras un año viviendo allí, el Pastor acababa de darse cuenta de que no eran simplemente compañeras de piso

Dicen los creyentes que Dios te da claridad para ver las cosas, y que te proporciona un don especial, de forma que puedas ver más que los demás. Pues no sé, la verdad es que el Pastor anti- gays no es que haya tardado poco tiempo en darse cuenta de que estas chicas eran una pareja…Un año es mucho tiempo.

La pareja declaró que ellas han tenido en todo este tiempo una relación afable con su vecino, como todos los demás, y que no ha sido hasta que el Pastor notó que “algo raro pasaba con esas chicas” cuando no ha mostrado su verdadera cara. Su comportamiento es algo que le reprochan, sobre todo, porque el lema de su iglesia es “Todos son Bienvenidos a la Casa de Dios”.

Tienen el apoyo de sus vecinos

Afortunadamente para la pareja, el pastor parece ser la única persona en su vecindario que está detrás de esta campaña de odio. Lynda afirma que los vecinos están molestos al enterarse de lo que había hecho el Pastor y que habían acudido a ellos expresando su apoyo.

La policía también intentó que el Pastor retirara la señal, pero fue un esfuerzo en vano.