Actualmente está en auge el termino “persona tóxica” cuando tratamos de describir a alguien que nos agota sin razón aparente o bien no nos hace bien en general. Este tipo de personas acaba robándonos la energía con su pesimismo y negatividad llevándonos sin querer (o queriendo) al lado más oscuro de nuestro interior.

¿Soy una persona tóxica?

Pero, ¿qué pasa si nosotros mismos somos esa persona tóxica?
¿Cómo autoidentificamos nuestro lado más nocivo con los demás o con nosotras mismas? Para esto debemos hacer una autocrítica lo más constructiva posible Y, admitámoslo, hacer introspección sobre nuestra manera de ser o de relacionarnos es algo muy complicado, pero no imposible.

Hay que tener en cuenta que si estamos pasando por un mal momento, puede que tengamos una racha tóxica sin llegar a ser una persona de éstas características. Sin embargo si cualquiera de estos puntos está arraigado en ti  e identificas que tienes los siguientes comportamientos de manera permanente, es probable que tengas ciertos rasgos de toxicidad en ti.

Pero tranquila, por que todo en ésta vida tiene solución. En ese caso nuestro consejo más sincero es que acudas a un terapeuta que podrá reconducir ciertos comportamientos y ayudarte a tener unas relaciones más sanas con el mundo que te rodea, empezando contigo mismo.

Envidiosa

Por lo general son personas que desean aquello que los demás tienen, ya sean objetos, parejas o puestos de trabajo.
Tal vez nunca te hubieras interesado en ese teléfono móvil o ese puesto de trabajo hasta que otra persona lo ha conseguido. Y anhelas sin ningún sentido lo que los demás tienen o han conseguido.
Normalmente, las personas con éste rasgo tóxico jamás se alegrarán por esos logros. Intentarán boicotear todo lo posible ese sentimiento de felicidad en los demás al haber conseguido algo que deseaban.
Te aconsejamos empatizar con la otra persona, ponerte en su lugar. Y sobre todo, centrarte en las cosas y logros que tú has conseguido y no en lo que no tienes.

Dictadora

Son personas con un alto cargo o responsables de algo o alguien.
Suelen echar toda la responsabilidad a los subordinados para sentir que tienen control y poder. Pero aún así nunca se sienten satisfechos y el ansia de poder puede ir creciendo lo que hará que la relaciones personales con compañeros, amigos o familias sean cada vez más  tensas.

Negativa

Son personas que se centran solamente en la parte negativa de las cosas creando un ambiente pesimista,.
Suelen ser quejicas, si todo alrededor está bien, buscaran o inventarán algo negativo.
Trabaja siempre en la parte positiva de las cosas. Es cierto que esto es en ocasiones bastante complicado y puede causar cierto rechazo, puesto que conlleva cierto esfuerzo pero nos motiva a movilizarnos y a actuar.

Egocéntrica

Generalmente hablan continuamente de si mismos ya sea para exagerar o inventar cualidades o bien para victimizarse de alguna manera. De éste modo consigues la atención de las demás y disponer tanto de sus recursos materiales como emocionales.

Manipuladora

Si los demás te confían sus secretos, inseguridades o vulnerabilidades, probablemente uses toda esa información en un futuro para utilizarlo contra ellos cuando te sientas acorralada. Por lo general, son personas expertas en hacer sentir culpables a los demás.
Te animamos a trabajar en la auto regulación de tus emociones, a meditar antes de hablar cuando la situación se ponga difícil y sobre todo en el auto reconocimiento de tu propia responsabilidad.

Psicopatía, sociopatía y narcisismo

Quizás sean las personas más tóxicas del planeta.
Probablemente si te identificas con una o dos de los rasgos sería lo normal o incluso aceptable, podrías trabajar en esos puntos con ayuda de un terapeuta, pero una persona con cualquiera de estos trastornos engloban todos y cada uno de los puntos anteriores.
Los más peligrosas sin duda son los psicópatas, puesto que siempre serán a la vez narcisistas.

Este tipo de personalidades carecen totalmente de empatía y no sienten ningún remordimiento cuando hacen daño a los demás.
Destruyen sin piedad para alcanzar cualquier objetivo, suelen ser personas que requieren de tu atención emocional para sentirse poderosos.
Con éste tipo trastornos  hay poca y nula posibilidad de cambio y lo único con lo que se puede trabajar es conducir su comportamiento de manera que hagan el menor daño posible a los demás. Si te has identificado en cualquiera de estos puntos puede que seas una persona tóxica, e incluso ni te estés dando cuenta de ello.

Como te decíamos, es muy difícil hacer introspección y a nadie nos gusta hacernos una autocrítica, pero recuerda que si lo haces siempre debes hacerlo de manera constructiva, lo que te ayudará a mejorar tus relaciones con los demás y sobre todo, la relación contigo misma.