¿Tienes una primera cita y estás súper nerviosa? Es normal cuando alguien nos gusta mucho porque queremos casar buena impresión; sin embargo, la experiencia nos dice que cuanto más nos esforcemos, peor será el resultado.

Consejos para una primera cita

La clave es ser lo más espontánea posible, teniendo en cuenta algunos detalles para conseguir conquistar a esa chica. Por si te sirve de ayuda te dejamos algunos consejos. 

Atuendo

“¿Qué me voy a poner?” es la primera pregunta que solemos hacernos. La recomendación es que no arriesgues ni experimentes con nuevos estilos. Tienes que sentirte guapa y atractiva, pero aún es más importante que te sientas cómoda, ya que es lo que te va a permitir mostrarte más natural. Claro que también hay que tener en cuenta el sitio donde va a tener lugar la cita. No es lo mismo ir a un evento formal, que a tomar unas cervezas o a un concierto. Sea como sea, la clave es la comodidad. Y por si acaso, no estrenes zapatos ese día, que un dolor de pies te puede amargar la velada. 

Maquillaje

Si sueles maquillarte hazlo como a diario, no te hagas un maquillaje dramático copiado de alguna influencer de moda. Correrías el riesgo de sentirte disfrazada y si te encuentras incómoda o necesitas estar todo el rato comprobando si tienes que darte polvos o retocarte los labios, la cita será un poco fail.

Sé detallista

Si consigues sorprender a tu cita con algún detalle, tendrás un punto ganado. Si quedáis en su casa, lleva algo (esto es cortesía básica, de cualquier manera), una botella de vino, una cerveza especial, un postre o unas flores. Si eres tú quien ha organizado la cita, intenta escoger un sitio original que no se espere, que no sea algo típico. Pero con sensatez, ojo. No la lleves, por ejemplo sin avisar, a un bar de hielo en pleno verano, cuando ella se habrá puesto un vestido y unas sandalias para la ocasión. 

Relájate y hazla reír

El sentido del humor es muy importante en todas las relaciones sociales. Crea vínculos rápidamente y nos predispone a acercarnos a la otra persona. Pero tampoco te pases, crea un equilibrio con tu lado profundo. Si no eres muy de salidas graciosas, intenta al menos que se sienta cómoda, mostrándote cercana y accesible. 

Practica la escucha activa

Uno de los motivos por los que una cita puede fracasar es que una acapare la conversación hablando de sí misma sin dejar que la otra meta baza. No hagas eso. Pregúntale cosas de su vida, sin ser impertinente, claro, y muestra interés por sus gustos, hobbies y opiniones. Que sepa que quieres conocerla de verdad.

No lo dudes tanto y lánzate

Si de verdad te gusta, no escondas tus sentimientos, lánzate, coquetea, demuéstrale que te gusta, verbalízalo incluso si eres lo suficientemente extrovertida. No merece la pena perder el tiempo haciendo cábalas, esperando un mensaje y tratando de leer señales entre líneas. 

Y si a pesar de todo esto no sale bien, no te agobies, ni hagas una bomba de humo. Sé cordial con ella; al fin ya al cabo a veces la cosa no fluye y no es culpa de nadie. Y si no es posible que estéis juntas, tal vez pueda nacer una bonita amistad, nunca se sabe.