Soy lesbiana, y confío en lo que soy y en cómo me siento. Ese es el poder del orgullo y la visibilidad.

Pero eso no siempre fue así

Pues no, no siempre sentí orgullo de ser una mujer lesbiana. Me llevó muchísimo tiempo superar la homofobia que sentía por dentro y encontrar mi lugar en el mundo. Para mi fue muy motivador descubrir que había otras personas como yo, que estaban sintiendo lo mismo. De hecho, mi mayor referente en ese momento era mi profesora de literatura, que siempre decía con orgullo que era gay. Para ella, la clave de todo eran el orgullo y la visibilidad, de ahí el título de este post.

Por desgracia, esta mujer también fue durante mucho tiempo objeto de bromas desagradables. Eso hacía que, más que ser un referente para otras chicas como yo, fuese un recordatorio de lo que podía pasar si salíamos del armario.

Tardé en salir del armario. Y me asqueaba. No te hace sentir sola, te hace sentir miserable el tener que ocultarte. Sin duda es una de las peores cosas que he vivido, fingir quien no eres. Pero no soy rara, ni un especimen raro. Soy lesbiana, consciente de mí misma y que te quiero hablar del poder del orgullo y la visibilidad.

Hay que combatir la homofobia con el orgullo y la visibilidad

Seguro que, como yo, en algún momento te has sentido marginada, y es que a las lesbianas nos tratan como bichos raros más frecuentemente de lo que la gente piensa.

Vivimos en una sociedad que nos etiqueta y nos clasifica usando la lente distorsionada del odio y la ignorancia. Somos, simplemente, una idea o un estilo de vida que, para esta sociedad donde impera la heteronormatividad, solo somos aceptables si cumplimos las normas. Estos estándares son a todas luces inalcanzables y envían un único mensaje: nunca vas a pertenecer a esta sociedad. Es una manera de encerrarnos y de hacernos invisibles.

Pero la visibilidad (o la invisibilidad) plantea un problema: es una espada de doble filo. Tenemos de un lado a gays y lesbianas conscientes de que la sociedad no nos acepta, por lo que no quieren señalarse, y por el otro, tenemos a los heteros que tienen estereotipos y miedo sobre lo que es la preferencia sexual “normal”. Si no llegan a conocer al otro grupo, la ignorancia jamás se irá.

No estoy diciendo que los homosexuales tengan que salir del armario para que los heterosexuales puedan entender y aprender. No es mi responsabilidad enseñarles nada, pero sí creo que muchos homófobos e intransigentes los son por completa ignorancia.

La visibilidad envía un mensaje de normalidad, inclusión y accesibilidad. Da esperanza

Soy una persona extrovertida, así que para mí es fácil decir que hay que tener más visibilidad. He conocido a muchas personas con las que he tenido conversaciones que me han desgarrado el alma, y otras, han sido con heteros que no entendían, pero qué querían. Estas conversaciones son las que me dicen lo importante que es ser lesbiana, lo importantes que son el orgullo y la visibilidad.

Así que este es mi mensaje: cuantas más estemos fuera, cuantas más seamos visibles, antes acabaremos con esa ignorancia adquirida.

La diversidad no sirve para oprimir, y el miedo solo genera temor, pero cuando se hace de día los monstruos del armario desaparecen. Es tan simple como eso.

¿Y tú, qué opinas? ¿Crees que la visibilidad es importante?