Tal vez no, sobre todo, si lo que te gusta es la música más contemporánea. Pero, por suerte, aquí estoy yo, una loca enamorada de la música norteamericana que ya peina algunas canas, para presentarte a Amy Ray.

Hace 35 años había músicos, claro que sí, pero no era habitual ver a lesbianas, o al menos, a lesbianas que no se ocultaban detrás de una fachada haciéndose pasar por heteros. Amy Ray es una de esas mujeres músico que nunca ha escondido su orientación sexual, ni antes, ni ahora, y junto a su compañera Emily Saliers, formaron el dúo folk The Indigo Girls. Si no las conoces, te recomiendo mucho que las escuches.

Amy Ray y Emily Saliers saltan al escenario

Si existe una palabra para denominar al dúo, tanto a nivel profesional como personal es química. Desde que se subieron a un escenario por primera vez juntas, Amy Ray sintió que conectaba a todos los niveles con Saliers. Eran amigas de la infancia, y la primera vez que tocaron juntas lo hicieron en el sótano de la casa de Ray. Ella afirma que la primera canción que tocaron fue A Junkie´s Lament de James Taylor.

Inmediatamente, se dieron cuenta de que eso es lo que querían hacer, música. Y de ahí nació Indigo Girls, y hoy, siguen trabajando juntas y realizando proyectos de forma individual. Al menos para mí, estas dos mujeres tienen algo que muchos músicos no tienen: una capacidad de contar historias que llegan al corazón. Es más, en Estados Unidos es la banda de música por excelencia entre las lesbianas de media edad, junto a la gran Melissa Etheridge.

Closer to Fine, un legado para las lesbianas

Amy Ray habló no hace mucho con un medio de comunicación en el que reflexionaba acerca de lo que fue ser para ella lesbiana en los años 90.

La salida del armario de Amy Ray

Obviamente, al principio, Amy Ray mantuvo su orientación sexual en silencio por temor a que Saliers la rechazara y ya no continuaran tocando juntas, algo que a Ray le encantaba. No hablaban de que Ray fuese lesbiana porque ni siquiera ella sabía que lo era, no era capaz de definirlo.

Según explica, estaban un día comiendo algo antes de un concierto y se lo comentó. Saliers tampoco se había dado cuenta de que era gay, y lo único que le preguntó fue “y tú, ¿cómo te sientes? Esa pregunta desató un sinfín de cuestiones en la mente de Amy Ray. Estaba pasando por un momento duro en el que luchaba por aceptarse, y se lo dijo a su amiga.

Pero Saliers también era lesbiana

Es curioso que en aquel momento Amy Ray sintiera más libertad que hoy en día. Tuvo novia un tiempo, se separó de ella y empezó a salir con un chico que le pidió matrimonio. Ella le dijo que no porque era gay, aunque le quería.

Sin lugar a dudas, la historia de estas dos mujeres es muy interesante, pero para mi, lo mejor que tienen es sus vivencias convertidas en música. De verdad, si no las has escuchado nunca te recomiendo que lo hagas: sus letras son preciosas y llenas de poesía.

¿Me dices qué te parece?