Si has visto las noticias recientemente, habrás visto que Afganistán ha sido tomado recientemente por los talibanes, una facción muy radical que, sin duda va a hacer (ya está en ello) que la vida en ese país sea mucho más restrictiva para todos, sobretodo para las mujeres y el colectivo LGTB+

Ya de por sí Afganistán no era un país muy amigo del colectivo, las lesbianas y los hombres homosexuales podían ser acusados de sodomía y tener, en los casos más extremos, condenas de muerte, pero ahora, con la llegada de los talibanes, la cosa se ha puesto infinitamente peor. Las libertades, si es que alguna vez han existido, hoy brillan por su ausencia.

No hay espacio para la comunidad LGBTQ en Afganistán

Y esto lo afirmo de manera taxativa. No es una opinión, es un hecho. Afganistán no es un buen lugar para la comunidad LGTB+. De hecho es un lugar en el que las personas que pertenecen a él temen por su vida

Estas personas siempre ha llevado una vida secreta en este país, puesto que, desde siempre y ahora más que nunca, la homosexualidad se considera inmoral y algo que atenta contra el Islam. Como digo, si a una persona se le condena por mantener relaciones sexuales con personas de su mismo sexo, no solo puede enfrentar penas de cárcel para toda la vida (según una reforma del código penal realizada en el año 2017), sino que, según la Sharia, la ley islámica, se le puede aplicar la pena de muerte. 

LGTBQ ILGA– World, una asociación internacional de defensa de los derechos del colectivo, afirma que es cierto que desde el año 2001 ningún gobierno afgano ha condenado a ningún homosexual a muerte por este delito, pero advierten que, ahora, con la llegada de los talibanes al poder, la cuestión va a cambiar mucho. Es más, se prevé que tengan listas de homosexuales listas para ejecutar. 

Es un hecho que en el “nuevo Afganistán”, como lo llaman los talibanes, ya no hay nada de espacio para nosotros. Hace muy poquito tiempo, un juez talibán de una de las provincias afganas hizo unas declaraciones al periódico alemán Bild. El juez, Gul Rahim, afirma que solamente se pueden aplicar dos castigos a los homosexuales, a cuál mejor. El primero es la lapidación, morir apedreado, y el segundo es hacer que un muro de entre dos metros y medio y tres caiga encima del homosexual. 

Magnífico, ¿verdad?

Amenazas de muerte diarias

Esto es a lo que se tienen que enfrentar las personas LGTB+ en Afganistán, además de la discriminación y el acoso. Pocos días después de que los talibanes entraran en Kabul, un gay de 25 años del que no se conoce el nombre se enteró de la muerte de un amigo gay. No está seguro de que haya sido por pena de muerte. Lo único que sabe es que los talibanes van en serio a por los gays y que él podría correr la misma suerte.

Lo cierto es que a diario hay personas a las que intimidan y amenazan de muerte en este país, algo que jamás se debería permitir. 

Cuéntame, ¿qué te parece a ti esto? ¿Qué crees que las autoridades internacionales deberían hacer?