Si te es familiar el mundo del marketing digital, tal vez hayas oído la palabra Click Baiting. En resumen es una forma de atraer a usuarios a una página web utilizando diferentes estrategias, a veces, muy poco éticas. Pues bien, hoy te voy a hablar de un término que está relacionado con este, pero que afecta a la comunidad LGTBQ, el Queerbaiting. En realidad se trata de una táctica que le hace un flaco favor a la comunidad. Hablemos un poco más de esto. 

Mucho queerbaiting últimamente…

Han sido muchos personajes los que han sido acusados de hacerlo. Entre otros, Nick Jonas, Ariana Grande, Madonna,  usando a las lesbianas y gays  en su beneficio. Pero, ¿qué significa esto del queerbaiting en realidad?

EN Junio de 2021, la cantante pop Billie Eilish lanzó el vídeo musical de su recién estrenado single, «Lost Cause». El vídeo muestra a Eilish en una fiesta de pijamas con un puñado de sus amigas. Como promoción del vídeo, publicó un conjunto de fotos de momentos entre bastidores con el pie de foto: «Me encantan las chicas». Poco después, sus comentarios se inundaron de preguntas sobre si iba a salir del armario o no.

Estas fotos la han convertido en una de las muchas celebridades que en los últimos años han sido objeto de acusaciones de queerbaiting. Sin embargo, en medio de la discusión en internet, un usuario de Twitter envió un tuit que resumía perfectamente todo esto en nuestro paisaje cultural. «La conversación en torno al queerbaiting ha llegado a un lugar confuso. Por un lado, decimos que no nos preocupemos [por] las etiquetas y por otro lado, si un artista se presenta incluso remotamente ‘queer’ le preguntamos [sobre] su sexualidad».

¿Pero qué hay que saber sobre esto?

El término «queerbaiting» es complejo y enrevesado. Pero puede decirse que ocurre cuando una celebridad o una figura pública capitaliza la sospecha de que puede estar involucrada románticamente con otra persona del mismo sexo en aras de la publicidad, la promoción o una ganancia económica. De esta manera,  los medios de comunicación juegan con nuestra falta de representación y deseos para llevarnos a los cines o conseguir que los veamos. En resumen, es un engaño flagrante. 

Cuando se estrenó la película de Pixar «Luca», a principios de este año, los usuarios de las redes sociales establecieron comparaciones con la película de 2017, «Call Me By Your Name», y el New York Times incluso tituló su crítica «Calamari By Your Name». Se acusó al estudio de aludir a una relación homosexual entre los dos personajes principales, pero el director desmintió posteriormente los rumores diciendo que solo se trataba de amistad.

Aunque el Diccionario de Inglés de Oxford reconoció recientemente el término en marzo de 2021, se ha utilizado en el léxico cultural durante décadas. Según Julia Himberg, directora y profesora asociada de Estudios de Cine y Medios de Comunicación de la Universidad Estatal de Arizona, los orígenes se remontan a los inicios de Internet, cuando la representación LGTBQ en los medios de comunicación era muy poco común.

Lo que resulta interesante es que el término queerbaiting ha ido ganando terreno a medida que la representación LGTBQ ha aumentado y se ha convertido en una parte aceptada del paisaje cultural. Esto se debe a que se entiende como una táctica con la que los productores de medios de comunicación insinúan historias y textos mediáticos queer que nunca se actualizan.

La razón por la que ha habido un impulso en la representación en los medios de comunicación de la comunidad queer es porque la visibilidad es una forma de moneda cultural que proporciona este reconocimiento y validación de que las personas LGTBQ+ son parte importante de la sociedad. 

¿Qué piensas tú de esta forma de atraer público?