El equipo, dirigido por la investigadora del SDSU Heather L. Corliss, descubrió que las mujeres lesbianas y bisexuales que participan en un estudio longitudinal importante tienen una mayor incidencia de diabetes tipo 2 que las heterosexuales. Un indice de masa corporal más alto explica este hecho.

En un estudio recientemente publicado en el que participaron 94,250 mujeres en los Estados Unidos, los investigadores descubrieron que las mujeres lesbianas y bisexuales (LB) eran más propensas que las mujeres heterosexuales a desarrollar diabetes tipo 2. Se evaluó en el transcurso de los 24 años de seguimiento del estudio.

El estudio, dirigido por Heather L.Corliss, profesora de la Escuela de Graduados de Salud Pública de la Universidad Estatal de San Diego, investigó cómo incide la diabetes tipo 2 en mujeres lesbianas y bisexuales y mujeres heterosexuales en Estados Unidos. 

Los resultados del estudio “Risk of Type 2 Diabetes Among Lesbian, Bisexual, and Heterosexual Women: Findings from the Nurses’ Health Study II,” se publicaron el año pasado en la prestigiosa revista Diabetes Care.

Para la realización de este estudio, el equipo de investigadores analizó los resultados de la encuesta que datan de 1989. Los datos se obtuvieron de mujeres que participaron en el Estudio de Salud de Enfermeras II. Esta es una de las investigaciones más importantes sobre los factores de riesgo de enfermedades crónicas importantes en las mujeres que existen hasta el momento.

Más datos sobre este estudio sobre lesbianas y diabetes

Las participantes en el estudio eran mujeres entre 24 y 44 años a las que evaluaban su diabetes tipo 2 cada dos años de 1989 a 2013. De estas mujeres, 1,267 se identificaron como lesbianas o bisexuales y 92,983 lo hicieron como heterosexuales. El diagnóstico clínico autoinformado fue la forma de evaluar la enfermedad.

Un hallazgo fue que durante esos 24 años las mujeres lesbianas y bisexuales tenían un 27% más de riesgo de sufrir diabetes tipo 2 que las heterosexuales. En 2013, 6.399 mujeres la habían desarrollado. Las mujeres lesbianas y bisexuales tenían un 22 por ciento más de riesgo de hacerlo.

También se descubrió que las lesbianas y bisexuales desarrollaron diabetes tipo 2 a edades más tempranas que las mujeres heterosexuales. También que un índice de masa corporal más alto en mujeres lesbianas y bisexuales contribuyó de manera importante a las disparidades encontradas.

Corliss explicó más tarde que su equipo había realizado el estudio porque la investigación previa sobre el tema no había sido concluyente; algunos estudios encontraron diferencias entre mujeres heterosexuales y lesbianas y bisexuales, mientras que otros estudios no encontraron ninguna diferencia.

El estrés, un factor de riesgo

Corliss señala que el estrés es un factor importante. El equipo afirmó que el estrés relacionado con la discriminación, la victimización por violencia y la angustia psicológica era mayor para las lesbianas y bisexuales. Estos factores pueden contribuir a tasas más altas de problemas relacionados con la salud para esas mujeres.

Corliss afirma que mejorar la salud pública y los esfuerzos clínicos para prevenir, detectar y controlar la obesidad y la diabetes tipo 2 entre las mujeres lesbianas y bisexuales junto con un mejor acceso a la atención son necesidades cruciales.