Transfobia en la escuela

La transfobia en la escuela es más habitual de lo que probablemente pensamos. Según una encuesta realizada por la FELGTB, el 58% de los estudiantes trans han sufrido algún tipo de discriminación en el colegio o instituto. Tan alarmante como esta cifra es el hecho de apenas hay centros que tomen medidas contra estos actos de discriminación. 

Transfobia en la escuela: las cifras

Una encuesta publicada el 9 de septiembre en Madrid por la FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales), hasta el 58% de jóvenes trans con edades comprendidas entre los 16 y los 24 años, han padecido situaciones de transfobia en la escuela. Más de la mitad de estas víctimas afirma además que el centro no tomó ninguna clase de medida para sancionar a los agresores o acosadores. La mayoría de los estudiantes trans que son víctimas de bullying, se ven obligados a cambiar de centro una o varias veces sin que nadie tome medidas.

En vez de recibir ayuda por parte de los colegios e institutos, son, en muchos casos, reprimidos para que adopten una actitud cis, que no llame la atención y no genere altercados. El 20% de las personas que participaron en la encuesta afirman que en su momento no recibieron ningún apoyo en el entorno. El 40% sostiene que obtuvo ayuda por parte de compañeros y solo un 15% en los profesores. También se reveló que en 58% de los casos, el centro académico no tomó medidas de castigo ni represalias contra los victimarios y el 28% de las víctimas tuvo que cambiar de centro. La transfobia se expresa de muchas formas, y esto también se refleja en la encuesta de la FELGTB.

De los insultos a la agresión sexual

En el 40% de los casos fueron insultos, el 25% se trató de acoso, el 22% se trataron de amenazas, un 18% fue ciberviolencia, el 12% de agresiones físicas y un 9% sufrieron violencia sexual. Ante estos resultados, Carlos Castaño, representante de la Comisión Ejecutiva de FELGTB, subrayó la importancia de la educación tanto de los alumnos como del profesorado. Para ello, ha solicitado que se implementen protocolos de actuación para el acompañamiento a los estudiantes trans. Además de materias y talleres para formar a los jóvenes sobre estas cuestiones. 

En la encuesta participaron 72 personas transexuales. Un 81% de los participantes expresó su etapa escolar con términos como: dura, complicada, difícil, agobiante, horrible o infernal. 

Un vacío en la ley

Sin duda,  el método más efectivo para paliar la transfobia en la escuela, y la LGBTIfobia en general, es la educación. Solo mediante una formación en valores y respeto se puede conseguir que las nuevas generaciones acepten la diversidad como parte de la sociedad.  Solamente así se podrá erradicar el estigma que, casi en 2020, aún existe sobre identidad y orientación sexual. 

Otras asignaturas pendientes para garantizar la aceptación de estos alumnos es aceptar el nombre que hayan elegido, permitir que utilice la versión del uniforme que desee o no hacer separaciones por géneros en actividades o juegos deportivos. En algunas comunidades autónomas es obligatorio contar con unos protocolos de actuación para estos casos pero no se han incorporado por falta de presupuestos. En otras comunidades, ni tan siquiera existen.  Cataluña, Valencia y Andalucía son las más efectivas en cuanto a medidas que apoyen y protejan la diversidad. 

¿Conoces a Martha Shelley? Fue la precursora de las marchas LGTB

¿Conoces a Martha Shelley?

La verdad es que las mujeres lesbianas siempre hemos sido un tabú. Nos hemos empezado a ser más visibles hace muy poco tiempo, pero muchos años atrás hubo mujeres valientes que lucharon por nuestros derechos cuando ni siquiera el hecho de ser mujer (no ya lesbiana, sino simplemente mujer) no era una garantía para tener los mismos derechos que nuestros congéneres masculinos. 

Y es que las mujeres lesbianas tenemos muy poco conocimiento de nuestra historia.

Conocemos datos sueltos. Una fecha aquí y otra allá. Sabemos que la revuelta de Stonewall (un barrio del centro de Nueva York donde vivían homosexuales y donde las cargas policiales y allanamientos ilegales eran diarios) fue el origen de las marchas del Orgullo LGTB. Incluso es muy posible que conozcas a Harvey Milk, icono gay de la revolución del que se hizo una película hace relativamente poco. 

Pero las mujeres también tenemos un icono que luchó por la igualdad: Martha Shelley.

Esta mujer fue de quien salió la idea de organizar la primera marcha por la igualdad de derechos LGTB allá por 1969. 

En esa época ser lesbiana o ser gay era un delito muy grave. Que te acusasen de sodomía tenía como resultado bastantes palizas de la misma policía, muchos años de cárcel y más palizas dentro de prisión por parte de otros presos. Sí es verdad que existían algunos bares para homosexuales, pero estaban constantemente vigilados por la policía para controlar que no se ejerciese la homosexualidad en esos antros de perversión. 

Salir por estas “zonas homosexuales” era peligroso, ya que te podías encontrar a grupos o a la misma policía que propinaba palizas sin preguntar. La alternativa era salir de noche, pero tampoco se estaba a salvo. 

Un 28 de junio de ese año, Martha Shelley, una joven de 26 años por aquél entonces, estaba en el bar Stonewall Inn. Al salir, comenzó la redada habitual. Ese día, las personas que estaban dentro del local se resistieron y plantaron cara a los policías. Los disturbios duraron tres días. Gays y lesbianas se defendieron de los ataques con todas sus fuerzas y con lo que encontraron a mano. 

Aunque muchos salieron heridos, allí mismo, en el bar, Martha Shelley propuso hacer una marcha de día para reivindicar igualdad y hacerse ver y oír. Todos apoyaron la idea. 

Aunque estos disturbios no fueron los primeros, sí fue la primera ocasión en la que se organizaba algo inaudito hasta aquél momento. Una marcha, a pesar de que el odio a los homosexuales era algo muy extendido, a plena luz del día no se había hecho nunca. 

Hoy en día

Martha hoy tiene 75 años y puede decir con orgullo que gracias a ella, hoy disfrutamos de la libertad, sin tener que escondernos. Además, es la precursora de la primera asociación lésbica de Estados Unidos. 

Ya hace 50 años que Martha Shelley decidió dar un paso al frente gracias al que hoy no tenemos que escondernos. Pero aún hay mucho por hacer hasta alcanzar la libertad total de gays y lesbianas. Mientras sigan produciéndose agresiones, habrá que luchar. 

Las lesbianas tienen más riesgo de sufrir diabetes

El equipo, dirigido por la investigadora del SDSU Heather L. Corliss, descubrió que las mujeres lesbianas y bisexuales que participan en un estudio longitudinal importante tienen una mayor incidencia de diabetes tipo 2 que las heterosexuales. Un indice de masa corporal más alto explica este hecho.

En un estudio recientemente publicado en el que participaron 94,250 mujeres en los Estados Unidos, los investigadores descubrieron que las mujeres lesbianas y bisexuales (LB) eran más propensas que las mujeres heterosexuales a desarrollar diabetes tipo 2. Se evaluó en el transcurso de los 24 años de seguimiento del estudio.

El estudio, dirigido por Heather L.Corliss, profesora de la Escuela de Graduados de Salud Pública de la Universidad Estatal de San Diego, investigó cómo incide la diabetes tipo 2 en mujeres lesbianas y bisexuales y mujeres heterosexuales en Estados Unidos. 

Los resultados del estudio “Risk of Type 2 Diabetes Among Lesbian, Bisexual, and Heterosexual Women: Findings from the Nurses’ Health Study II,” se publicaron el año pasado en la prestigiosa revista Diabetes Care.

Para la realización de este estudio, el equipo de investigadores analizó los resultados de la encuesta que datan de 1989. Los datos se obtuvieron de mujeres que participaron en el Estudio de Salud de Enfermeras II. Esta es una de las investigaciones más importantes sobre los factores de riesgo de enfermedades crónicas importantes en las mujeres que existen hasta el momento.

Más datos sobre este estudio sobre lesbianas y diabetes

Las participantes en el estudio eran mujeres entre 24 y 44 años a las que evaluaban su diabetes tipo 2 cada dos años de 1989 a 2013. De estas mujeres, 1,267 se identificaron como lesbianas o bisexuales y 92,983 lo hicieron como heterosexuales. El diagnóstico clínico autoinformado fue la forma de evaluar la enfermedad.

Un hallazgo fue que durante esos 24 años las mujeres lesbianas y bisexuales tenían un 27% más de riesgo de sufrir diabetes tipo 2 que las heterosexuales. En 2013, 6.399 mujeres la habían desarrollado. Las mujeres lesbianas y bisexuales tenían un 22 por ciento más de riesgo de hacerlo.

También se descubrió que las lesbianas y bisexuales desarrollaron diabetes tipo 2 a edades más tempranas que las mujeres heterosexuales. También que un índice de masa corporal más alto en mujeres lesbianas y bisexuales contribuyó de manera importante a las disparidades encontradas.

Corliss explicó más tarde que su equipo había realizado el estudio porque la investigación previa sobre el tema no había sido concluyente; algunos estudios encontraron diferencias entre mujeres heterosexuales y lesbianas y bisexuales, mientras que otros estudios no encontraron ninguna diferencia.

El estrés, un factor de riesgo

Corliss señala que el estrés es un factor importante. El equipo afirmó que el estrés relacionado con la discriminación, la victimización por violencia y la angustia psicológica era mayor para las lesbianas y bisexuales. Estos factores pueden contribuir a tasas más altas de problemas relacionados con la salud para esas mujeres.

Corliss afirma que mejorar la salud pública y los esfuerzos clínicos para prevenir, detectar y controlar la obesidad y la diabetes tipo 2 entre las mujeres lesbianas y bisexuales junto con un mejor acceso a la atención son necesidades cruciales.

Presiones a Kristen Stewart por salir del armario

Las presiones a Kristen Stewart por salir del armario han sido expuestas por la actriz, harta de hipocresías y homofobia. Le han llegado a decir que se hiciera el favor a si misma de no salir a la calle de la mano con su novia, porque solo así podría trabajar en un largometraje de Marvel.

Hollywood, una industria hipócrita y homofóbica

Es el consejo que se le dio para tener acceso a papeles de éxito. Kristen denuncia que cuando empezaba a ser conocida, personas de la industria le dijeron directamente que nadie podía conocer su orientación sexual. Pero la actriz, con la sinceridad y el valor que la caracteriza, ha asegurado para la revista Harper’s Bazaar, que no le interesa trabajar con este tipo de gente. Denunciaba con estas declaraciones la presión homofóbica que recibió para esconder al público su homosexualidad.

El Hollywood casposo que parece regirse aún por el código Hays, sigue en una mentalidad antigua y obsoleta y las presiones a Kristen Stewart por salir del armario son la prueba de ello. Le decían que había muchas personas a quienes no le gusta que salga con chicas y que encima lo afirme sin tapujos y no se esconda cuando pasea con su novia por cualquier sitio.

La actriz, que debutó hace no mucho como directora, admitió públicamente su orientación sexual en 2007, en pleno directo en el programa famoso Saturday Night Live. Le dedicó un gracioso monólogo ni más ni menos que al presidente Donald Trump en relación a unos comentarios el mismo Trump hizo en varios tuits sobre la ruptura de Kristen con Robert Pattison. Uno de sus comentarios fue que si a Donald ya no le caía bien antes, mucho menos ahora, por ser invitada de un programa denostado por republicanos, y por ser gay. El público la ovacionó y desde entonces Kristen se convirtió en uno de los personajes referencia en cuanto a la visibilización del colectivo LGTBI.

La presiones a Kristen Stewart por salir del armario no han servido de nada

Su relación más famosa y larga fue la que mantuvo con su compañero de reparto Robert Pattison con quien estuvo casi cuatro años. Su amor traspasó la ficción, y fue más allá de la famosa historia de vampiros. La ruptura tuvo lugar en 2013 y un tiempo después la actriz confirmaba que mantenía una relación con Alice Cargile, que fue su pareja hasta 2016. Después estuvo de forma intermitente con Stella Maxwell, una modelo en el apogeo de su carrera. Ambas llegaron a convivir durante un tiempo. También se la ha visto con la estilista Sara Dinking y la guionista Dylan Meyer.

Aunque Kristen pretende mantener su vida personal lejos de los medios, la prensa rosa busca constantemente noticias en su día a día. Por culpa de esto ha sido, de forma involuntaria, protagonista de varios titulares y expuesta en multitud de fotos robadas. Según ella, esto comenzó a agravarse en el momento en que empezó a salir con otras chicas, y Kristen decidió no ocultarlo, sino más bien mostrarse todo lo posible en público. Así demostró que no se sentía avergonzada. Las presiones a Kristen Stewart por salir del armario han conseguido justo el efecto contrario. Bien por ella.

El matrimonio homosexual es legal en 30 países

El matrimonio igualitario o matrimonio homosexual es, en la actualidad, legal en 30 países. En esta lista están incluidos doce estados en los que las uniones civiles homosexuales se permiten, con derechos similares o iguales, pero sin la denominación legal de “matrimonio”.

El matrimonio homosexual: legal ya en 30 países

Ecuador fue el último país que paso a reconocer los enlaces de personas del mismo sexo. Se hizo por vía judicial tras la emisión de un fallo histórico por parte de la Corte Constitucional donde se solicita a la Asamblea Nacional que se incidente los procesos para adecuar la norma. 

Con este cambio, se suman ya diez países en el continente americano que reconocen estos enlaces. El primero fue Canadá en 2005. Argentina se sumó en 2010. Tres años después se aprobaba en Uruguay y más tarde, Brasil, por la vía judicial. Puerto Rico, Estados Unidos y algunos estados de México, aprobaron este derecho en 2015 y al año siguiente lo hizo Colombia. En 2018 se sumó Costa Rica, donde la Sala Constitucional, anuló la prohibición de los matrimonios homosexuales, aunque no se hará efectiva hasta el 26 de mayo de 2020, a menos que se apruebe una nueva ley por parte de la Asamblea Legislativa. 

El continente con más Estados que reconocen el matrimonio homosexual es Europa donde suman 16. En Dinamarca, Austria y Suecia, están también reconocidos estos enlaces desde el punto de vista religioso. 

Asia y África, asignaturas pendientes

En Asia es una asignatura pendiente ya que solamente Taiwán ha dado el paso para reconocer este derecho.  El Parlamento de este país tenía hasta el 24 de mayo de 2019 como plazo para regularizar la normativa con respecto a las parejas del mismo sexo, En 2017 el Tribunal Constitucional, tras una sentencia histórica, declaraba anticonstitucional la prohibición de las uniones entre personas homosexuales. En Oceanía, el primer país en hacerlo legal fue Nueva Zelanda, en 2013 y cuatro años después lo hizo Australia. En África, como sabemos la situación es dramática, no solo por la falta de reconocimiento de las uniones homosexuales, que solo se ha dado en Sudáfrica, sino porque en la mayoría de países, estas relaciones están criminalizadas. 

Los primeros

Los países pioneros, se encuentran en Europa. El primero en todo el mundo fue Dinamarca, allá por 1989. Comenzó con una ley que legalizaba los matrimonios civiles. En junio de 2012 su Parlamento aprobaba también una norma mediante la que se reconocía también las uniones por vía religiosa.  Le siguieron Holanda en 2001, Bélgica en 2003 y Canadá en 2005. España fue el cuarto país del mundo en dar luz al matrimonio igualitario, tan solo unos días después de Canadá.  Una que la ley entró en vigor un mes antes que la canadiense. 

En el caso de Reino Unido, existe una ley sancionada en julio de 2013 por la reina Isabel II, que autorizaba las uniones entre personas homosexuales, pero solamente en Inglaterra y en Gales, ya que Escocia e Irlanda del Norte funcionan de forma independiente. Por su parte Escocia legislaba a favor en 2014, y en Irlanda del Norte, sorprendentemente estos matrimonios siguen sin ser legales.  

En la actualidad hay varios países en los que se está debatiendo esta cuestión, como en Perú, Honduras y Bulgaria. En otros, las uniones civiles (pareja de hecho) sí están reconocidas y se plantean incorporar el matrimonio. Estos son Estonia, República Checa y Chile.