Que sí, que no se me ha ido la olla otra vez. Que la llamada feminidad contribuye muchísimo a la discriminación en la comunidad LGTB. Pero dentro.

La feminidad es un concepto tan antiguo como el mundo

Conste en acta que esto no me los estoy inventando yo, ¿eh? Vamos a hablar de esto…

A menos que hayas estado viviendo dentro de una caverna o bajo tierra, es probable que te hayas dado cuenta de que ya hay un creciente discurso social entorno a la construcción de la masculinidad. La masculinidad tradicional, la de los estereotipos y la que postula que los hombres deben ser fuertes, dominantes, poderosos y sexualmente asertivos, está siendo cuestionada y desafiada como un estándar y la única verdad para los hombres.

Y mientras que el discurso social sobre la masculinidad es relativamente nuevo, el estudio de la feminidad es todo lo contrario.

La feminidad tradicional, que se posiciona en oposición a la masculinidad y generalmente se devalúa en la sociedad, incluye la afirmación de que las mujeres deben ser gentiles, sumisas y sexualmente receptivas a los deseos de los hombres.

Durante décadas, los investigadores han documentado la devaluación de la feminidad (por ejemplo, diciendo que las mujeres son menos profesionales en el trabajo o que no tienen madera de líder) y las formas en que la feminidad es vigilada socialmente (es decir, las mujeres quienes actúan fuera de las características tradicionalmente femeninas a menudo son castigadas y castigadas).

Sin embargo, el discurso sobre la feminidad se ha centrado principalmente en las mujeres heterosexuales sin una exploración adecuada de cómo la devaluación de la feminidad se cruza con las experiencias de quienes se identifican como LGBT.

Una nueva esperanza para la feminidad

En un estudio publicado en Sex Roles, la Dra. Rhea Ashley Hoskin, de la Universidad de Queen, explora cómo se produce la devaluación de la feminidad (un concepto que ella llama “femifobia”) dentro de la comunidad LGBTQ.

La Dra. Hoskin entrevistó a 38 personas acerca de la devaluación de la feminidad. El 63% de los participantes se identificaron como mujeres (incluidas 17 mujeres de género determinado, seis mujeres transgénero y una mujer intersexual), el 24% se identificaron como hombres (6 hombres de género determinado, 2 transgénero y 1 crossdresser), y 13 % se identificó como no binario. La mayoría de los participantes se identificaron como queer (50%), 18.4% como lesbianas, 10.5% como homosexuales, 13% bisexuales, 5% asexuales y 1 participante se identificó como hetero.

Algunos hallazgos

Entre las conclusiones del estudio, se descubrió que para la mayoría de personas, la feminidad depende de lo que le gusta al hombre, también en las lesbianas.

Los participantes en este estudio describieron que se suponía que, independientemente de la identidad de género o la orientación sexual, se percibía que aquellas personas con un aspecto más tradicionalmente femenina buscaban atención masculina y / o buscaban parejas sexuales masculinas.

Por otro lado, los datos arrojan que cuando las mujeres tenían un aspecto “menos femenino”, son percibidas como lesbianas, independientemente de su verdadera orientación sexual.

El Dr. Hoskin indica que esto no es exclusivo solo de quienes se identifican como mujeres. A menudo se piensa que los hombres que son más femeninos en la forma y / o apariencia de su cuerpo son homosexuales y buscan atención masculina en comparación con sus compañeros de presentación masculina, se identifiquen o no como tales.