Todas habéis visto en la tele las protestas raciales recientes en Estados Unidos por el asesinato de George Floyd a manos de un policía. Pues todo el movimiento generado por el Black Lives Matter me ha hecho reflexionar sobre las protestas supuestamente pacíficas que se han sucedido a lo largo de toda la historia.

Desde siempre, las minorías han sufrido la violencia y la represión, y nosotras, las lesbianas, somos una minoría, una de tantas, aplastada y silenciada. Han sido muchos los movimientos y los levantamientos que han buscado cambiar esa situación, desde Stonewall, pero, ¿realmente estas protestas pacíficas han sido así? ¿Sin violencia?

Protestas pacíficas… ¿hasta cuándo?

El asesinato de Floyd nos ha dejado auténticas estampas violentas, pero también protestas pacíficas. Es la cara y la cruz de un mismo suceso. Vandalismo y cánticos pacíficos.

No te extrañes si te digo que esto mismo ocurrió en Stonewall. Protestas pacíficas reprendidas a palos e individuos golpeados que se defendieron. También violencia por violencia. No es nada nuevo.

Sí, este año hemos visto un Orgullo deslucido por el COVID-19, pero las protestas y los disturbios se siguen produciendo, y esto es algo que aún lo desluce más, sobre todo, para la comunidad LGBTQ +. Hemos echado mucho de menos los desfiles, pero sobre todo, el foro que tenemos en esa fecha para darnos a ver a todo el mundo.

Pero el Orgullo nació en los barrios más bajos, y mal celebrado por personas nada pacíficas de Stonewall. Había razones más que suficientes para ello.

Stonewall

Lo que provocó las revueltas de Stonewall fue cualquier cosa menos pacífico. En los años 50 la represión era una norma, pero los 60 añadieron la purga en los establecimientos para homosexuales, que se plagaron de redadas y de actos tramposos para liberar a San Francisco de los gays y lesbianas.

La SLA, la autoridad competente en las licencias para bares de alcohol, negaba estos permisos a los bares que sirvieran a homosexuales. Por ese motivo, la mafia se hizo con muchos de ellos, y no temían servirles, chantajear y sobornar a la policía para que informara de las redadas.

El 28 de junio de 1969, sobre la 1:20 de la mañana, la policía entró en un bar y arrestó a las personas que consideró “travestidas”, y fue entonces cuando las protestas pacíficas se tornaron en violencia pura.

Todo empezó cuando la policía agredió a Stormé DeLaverie, una drag queen negra y ahora icono de lesbianas, que se resistía a ser arrestada. Ella se defendió golpeando al agente y a partir de ahí todo se volvió violento.

Ese sentimiento se hace patente en el Black Lives Matter, con diferencias, por supuesto. Si bien vemos actos de brutalidad policial, hay personas que aprovechan las protestas pacíficas para causar daños, para provocar y generar violencia.

Pero se parece mucho. Los hombres y mujeres que han muerto a manos de la policía violenta, y un presidente que no solo no hace caso de las reivindicaciones, sino que manda gases lacrimógenos a las protestas pacíficas.

Y ante eso, la respuesta pacífica no es prioritaria.

Desde 1969, el Orgullo ha cambiado mucho. Ahora es un evento pacífico, pero todavía hay mucho que pelear. Y si no sabes cuánto, sigue leyendo este blog. Te sorprenderás.