Ser homosexual en África no solo te hace víctima de la discriminación. Además, es peligroso. La homosexualidad está considerada como un delito grave en 7 países del mundo donde el castigo es de pena de muerte. En 78 países es ilegal. El continente africano es uno de los epicentros de la homofobia: de los 55 países que lo componen, 39 condenan la homosexualidad, a través de multas, cárcel o ejecución.

Contradictoriamente, la primera pareja homosexual de la que existe registro, era, precisamente Africana. Fueron dos egipcios, Niankhkhnum y Khnumhotep, quienes vivieron en torno al 2400 a.C. Fueron representados en una pintura uno frente al otro, uniendo sus narices. Este era el modo de simbolizar la intimidad en el arte egipcio.

Ser homosexual en África: peligro de muerte

También hay países donde la orientación sexual no está perseguida. Lesotho es un país donde la homosexualidad es legal desde 2012. En otra docena de países no está criminalizada, siempre y cuando se mantengan este tipo de relaciones en el ámbito de lo privado. En lugares como Níger, Chad o Mali, no es ilegal; es decir, no se persigue judicialmente. Sudáfrica es el único país que cuenta con leyes específicas para proteger al colectivo homosexual frente a la discriminación. En 2013, el presidente de Senegal afirmó la sociedad del país aún no está preparada para despenalizar la homosexualidad. Pero que de todos modos, “Senegal es muy tolerante”.

Pero en otras muchas zonas las cosas están mucho peor para quien es homosexual en África. El colectivo LGTB no solo tiene que vivir bajo una fuerte represión por parte del Estado. Además también tienen que hacer frente a un fuerte rechazo social. Un documental que refleja muy bien esta cruda realidad es “Call Me Kutchu“. Os recomendamos encarecidamente que lo veáis. En algunos de estos países tienen leyes contradictorias. Por un lado prohíben las relaciones entre personas del mismo sexo y por el otro, protegen al ciudadano de la discriminación por razones de orientación sexual. Ejemplos de ello son el Acta de Igualdad de Oportunidades de Isla Mauricio. También la Ley Laboral de Botswana, o el Código Pena de Kenia. Este último prohibe expresamente la homosexualidad y a la vez previene la discriminación por sexo y orientación sexual en su artículo 27.

Lesbianas invisibles

El tabú hace distinción entre hombres y mujeres. El Código Penal de Sudán condena la sodomía en su artículo 148. Sin embargo no dice nada sobre las prácticas lésbicas. En otros países como Sierra Leona, Ghana o Sudán del Sur, también se prohibe por ley la homosexualidad aunque de una forma ambigua que podría dejar a las mujeres fuera.  Sin embargo, aunque en algunas Constituciones se haya eliminado la penalización, no significa que la sociedad no continúe haciendo gala de una homofobia muy arraigada. Incluso, en algunos países donde el vacío legal deja este asunto sin regular, se están proponiendo proyectos de ley para criminalizar la homosexualidad. Sin duda, ser homosexual en África es un verdadero drama.

¿Por qué existe este problema en África?

Estudiosos y expertos en el continente africano, se plantean la misma pregunta. ¿Por qué las sociedades africanas no han evolucionado del mismo modo que las europeas, con respecto al tema homosexual? La respuesta parece bastante obvia. En los últimos 50 años la mayoría de los países de África se han visto envueltos una serie de cambios políticos tras su independencia que ha supuesto graves problemas económicos y estructurales.  Además del espolio de sus tierras, dictaduras, guerras civiles, pobreza y hambrunas. De esta forma la sociedad no ha podido desarrollar sus valores morales al mismo tiempo que en otros lugares del mundo.