En los últimos días ha aparecido una polémica que ya va camino de convertirse en planetaria. De un lado por el propio suceso y en gran parte por la lectura que se ha hecho de él. En efecto, nos referimos a una noticia de la que se están haciendo eco todos los medios y que tiene como protagonistas a dos leones gays.

Dos leones gays en Kenia

Los dos leones gays viven en Kenia. Lo hacen además en estado salvaje, en el parque del Masai Mara. Han sido capturados por las cámaras en posturas más que amorosas. Intentando aparearse, vamos. Desde entonces, la noticia ha corrido como la pólvora y como todo en el siglo XXI ya está siendo debatido en las redes sociales, naturalmente. Sin embargo, lo más impactante de todo es el tema de sus cuidadores.

Entre otras perlas, el cuidador que los descubrió ha dicho que los dos animales merecían terapia. Que de hecho debían ser seguidos de muy cerca porque resulta para él evidente que están enfermos. Por otro lado, conjetura que dichos comportamientos de los leones gays sin duda han debido tomarlos de algún turista homosexual que visitara el parque. Probablemente, ha batido el récord de estupideces por minuto este iluminado.

Evidentemente, subraya que los leones gays debieron ver en aquella pareja de homosexuales un referente. Que de hecho les verían hacer “cosas malas”. Ahora, los leones gays capaces de reconocer el género de las personas sin haber estudiado a otras especies, hacen lo que ven.

Y para qué más

Ahora proponen estudiar su comportamiento. De nuevo, la pretensión de explicar la homosexualidad sale a la palestra. Me pregunto si al final no es más fácil aceptarla y punto, digo yo eh. Tal y como ya explicamos en un artículo recientemente, cada época tiene sus formas y excusas para analizar la homosexualidad. Bastaría más que de sobra con encontrar numerosos casos en la naturaleza para considerarlo como algo natural. Sin embargo, es como si alguien quisiera decir que en un país donde hace sol hubiera que explicar por qué a veces llueve porque no puede ser posible (yo y mis metáforas que no sé si se entienden).

En fin, que los dejen tranquilos y ya está ***. Probablemente estos animales valdrán para justificar algo que previamente se quería concluir. Exactamente igual que otros conceptos como el de andrófilo que han sido finalmente aprovechados por las personas reaccionarias y antilgtb. Por mi parte no me interesan las explicaciones pseudocientíficas que puedan darse a este acontecimiento. Es más, me parece una falta de decoro hacia estos dos leones gays el haber publicado las fotos. Lo más gracioso de todo es que ellos tendrán con toda probabilidad mucha más comprensión y empatía de la que en demasiadas ocasiones ha tenido el colectivo LGTB. A pesar de ser seres humanos. Así es nuestra especie…

Te animamos a dejar tu comentario y consultar otros artículos. Con ello, nos ayudarás a crecer y a seguir contribuyendo a hacer de lesbiana.es un lugar para todas las lesbianas del mundo.