Una vez escuché en Sexo en Nueva York que el tiempo que se tarda en superar una ruptura es más o menos la mitad del tiempo que has estado con la otra persona. Huelga decir que Sexo en Nueva York es una serie absolutamente heterosexual donde los roles quedan repartidos fundamentalmente por la figura imponente del hombre de turno. Posteriormente ya lo dejaron claro con el título de otra serie, Mujeres desesperadas.

Hoy, sin embargo, no vamos a hablar de series sino de cuánto se tarda en superar una ruptura. Seguramente muchas de vosotras hayáis necesitado consejo en esos momentos duros. Queremos ofreceros algunos que esperamos os ayuden.

Superar una ruptura: no es el fin del mundo

Una ruptura no es ni de lejos el fin del mundo. Es bueno asumir un sentido más profundo de la existencia que no tenga tan en cuenta las relaciones. Si bien es cierto que una relación puede hacer que la vida se convierta en algo maravilloso, desde el primer momento no es bueno depositar en ella todas nuestras esperanzas. Queremos recordaros chicas que no es que hayáis nacido con esa persona. Para superar una ruptura, recuerda antes que todo que has tenido pasado. Naturalmente, que también tendrás futuro después de esa persona. 

En consecuencia, tomarlo en plan “profundis” ayuda bastante. No te lo tomes con tantos convencionalismos. En segundo lugar, pon distancia. No es bueno que la persona con la que has estado se convierta en tu saco de lágrimas. En muchos casos he sido consciente de cómo amigas buscaban al ex o a la ex para hablar porque se sentían mal. Sí, sí, hablar con la persona con la que lo has dejado porque te sientes mal por no estar juntas. Es muy mala idea. 

Otros consejos más prácticos

Es bueno que aproveches para consolidar relaciones con amigos. En cualquier caso, es buena ocasión para conocer gente nueva que te aporte otras cosas. Eso quiere decir que apuntarse a actividades o buscarse un hobbie es una gran idea. Al mismo tiempo, desaconsejamos totalmente inaugurar una etapa de chocho loco. Al final te sentirás peor y pasarás un periodo del que luego en muchos casos no arrepentimos. No porque hayamos hecho algo mal, sino porque nos damos cuenta de que en realidad tratábamos de superar una ruptura.

No persigas a tu ex. Dejarla tranquila es parte del proceso de superar una ruptura. Si has sido tú quien decidió terminar, no des pie a que te persiga. Si has decidido romper olvídate de las últimas noches para despedirse. Eso de dejarse y seguir amancebadas no es nunca buena idea. Nunca. Solo contribuye a enrarecer todo y a que finalmente la otra persona se sienta utilizada. Nada de últimos polvos. Superar una ruptura es eso, superar una ruptura, no despedirse a lo Killing me softly.

Por último, obra con naturalidad. En concordancia con el primer punto, vive con naturalidad. Como hemos dicho, no es el fin del mundo. Ni mucho menos. Piensa que si estuvieras con esa persona quizás te perderías conocer a la que está en camino. Sé feliz, que “solo se vive una vez”. Deja tu comentario si tú lo ves de otra manera o quieres compartir cualquier cosa. Superar una ruptura seguro que te ha ayudado a crecer.