Ahí va el resumen del capítulo 15:

Jorge y la mexicana están en casa de Carmen en una sesión de fotos de lo más alterada. A Jorge ya le ha cambiado el chip con su íntima amiga. Una cosa es poner a prueba a Carmen, a ver si entiende, y otra tirarle los tejos descaradamente. Por eso cada vez que le hace una foto a Jorge le sale un “zorra” o un “guarra” envenenadísimo de la boca. De repente Carmen y Mónica aparecen en la sesión, más que nada, para molestar. Carmen está mega celosa y quiere controlar a la mexicana también, para que no se coma a Jorge entre foto y foto. Jorge primero le propone a Carmen ir a comer pero después, como Roberta le insiste en que aún tiene pendientes las fotos con el corsé, Jorge le sugiere a su chica que se vaya porque la sesión va para largo. Algo que aún mosquea más a Carmen, que insiste en quedarse. La mexicana aprovecha para pedirle que la ayude a colocarse el corsé: “Ay Carmensita ¿puedes venir a ayudarme?”, le dice con voz apurada y sexy a la vez. Jorge también se ofrece pero Carmen insiste en que se lo ha pedido a ella y acaba ganando la batalla. Justo en ese momento, en plena colocación, del corsé, aparece Nines para acabar de liar la sesión… “¿Y Carmen? Digoooo ¡¡Mónica!?”, le pregunta a Jorge nada más llegar. “¿Ala! Qué guay”, dice cuando las pilla en plena faena. Mónica por supuesto se tira encima de Nines nada más verla y Nines como que pasa. Mientras a Mónica la llaman por teléfono y Roberta acude a la prueba de luces, Nines lo intenta con Carmen: “Joder, vaya culo”, comenta Nines al ver a Roberta de espaldas. “¡Otra igual!”, se queja Carmen”. “¿Qué pasa? La chica tiene un culo. Ya está”. “¡Si es que eres igual que Jorge!”, le recrimina Carmen y Nines no se corta: “Sí. A los dos nos gusta la misma mujer”. “¿Quién? ¿Roberta?”, pregunta la terapeuta. “¿A Jorge le gusta Roberta?”, dice Nines haciéndose la tonta, “Pues sí”, apunta Carmen. “Yo es que en ella ni me había fijado”, puntualiza Nines para provocar a Carmen.
Roberta sigue a lo suyo y vuelve a pedirle ayuda a Carmen, pero esta vez es Nines la que salta de la cama a la velocidad del rayo para ayudarla con el corsé. A Mónica le da entonces por meterse en la vida de Carmen y empezar a darle consejos de pareja, algo que a Carmen la cabrea a saco, sobre todo porque ahora es la novia de Mónica la que está tonteando con la mexicanita delante de todos. ¡¡¡Carmen y Nines se ponen de los nervios!!! Tanto que a Mónica le da por tirar de uno de los cables y cargarse todo el decorado para cortarles el rollo…

Más tarde Nines y Anita salen por ahí juntas. Anita sigue empeñada en acostarse con Nines para aprender las artes amatorias, sobre todo ahora que se ha enamorado de la ex de Nines y no quiere hacer el ridi. Pero Nines tiene una idea mejor y se la lleva ¡a un sex shop! “Ala, esto es otro mundo”, suelta Ana, que se pone a flipar con todos los juguetitos -tendremos que darle la dire de condonia para que flipe aún más 😉 -. “Esto es como la facultad del amor”, le aclara Nines. Y mientras Anita los toquetea todos, y acaba comprándose tres, Nines va tonteando con la dueña de la tienda. No sé que le está pasando en esta recta final a Nines ¡pero va a saco últimamente con las chicas! Esta Nines donde pone el ojo…