¡Amén, hermanas lesbianas! Eso es lo que ha ocurrido en Carolina del Norte, en Estados Unidos gracias a sus valores cristianos. No es que yo tenga fijación con este país, es que me llegan noticias que me molestan mucho y no tengo más remedio que compartirlas con vosotras…

Ay, los valores cristianos…

¡Cuánto daño hace la religión y los valores cristianos en estos tiempos que corren! En fin, te cuento lo que ocurre.

Kasey Mayfield y Brianna May son dos mujeres que llevan ya mucho tiempo juntas y hace relativamente poco decidieron darse mutuamente el “Sí, quiero”. Encontraron un lugar que les encantó, y solicitaron presupuesto y fecha para celebrar su enlace nupcial.

La sorpresa no fue ni el precio ni la falta de fechas, sino que la empresa les dijo que no podían celebrar bodas de homosexuales por respeto a sus valores cristianos. Sí, Winston- Salem tiene valores cristianos. Y homófobos también.

En la conversación, Mayfield preguntaba por posibles fechas y por todo aquello que rodea a una boda, como el número de invitados, el menú o la necesidad de contratar a un DJ o banda de música. La respuesta del espacio para bodas fue tajante. No celebran bodas de personas del mismo sexo. Y ya está. Sin más explicaciones. Por valores cristianos, insisto.

Sin respuesta concreta

El lugar de celebración no les dijo concretamente a las dos mujeres el motivo por el cual no celebran bodas entre personas del mismo sexo. Fue NBC News quien, tras haber sido el caso denunciado por las mujeres, habló con el establecimiento y la información conseguida por el medio de comunicación confirmó la sospecha de la pareja.

Según un representante de la empresa, “cualquier persona de cualquier raza, color, religión o creencia se pueden casar aquí. Respetamos y amamos a todos los miembros de nuestra comunidad, pero también creemos y defendemos nuestros firmes valores cristianos“.

El medio de comunicación ha intentado contactar directamente con el responsable principal de la empresa, pero no ha podido conseguirlo hasta ahora. Y, por ello, no ha habido declaraciones oficiales.

Son totalmente libres para discriminar

La cuestión de dónde comienzan las leyes contra la discriminación y terminan la Primera Enmienda y los derechos de libertad religiosa sigue siendo una cuestión abierta, y gran parte de ella depende de la ley de cada estado.

En el caso de Masterpiece Cakeshop contra la Comisión de Derechos Civiles de Colorado, la Corte Suprema falló por un estrecho margen a favor del panadero cristiano Jack Phillips, que se negó a hacer un pastel para una boda de personas del mismo sexo. Pero en lugar de responder a la pregunta fundamental de si es legal discriminar por orientación sexual, el tribunal superior simplemente afirmó que las preocupaciones de Phillips no fueron consideradas de manera justa por los funcionarios de Colorado.

En un caso similar, la Corte Suprema de Washington dictaminó en 2019 que Arlene Stutzman, propietaria de Arlene’s Flowers, violó la ley contra la discriminación de ese estado por negarse a vender flores para la ceremonia de boda de una pareja gay. La tienda ha apelado, por segunda vez, ante el Tribunal Supremo. Su petición está pendiente. Por valores cristianos.

Bueno, ¿y qué te parece a ti? Cuéntanos.