Su última película “Carol“, esa que, como ya sabéis por el Berenjenales de cada semana, llevamos taaanto tiempo esperando, es ya por fin una realidad -aunque la ausencia de tráiler oficial no lo respalde- y compite esta semana en el Festival de cine de Cannes por la Palma de Oro.

Por ese motivo la presencia de la actriz australiana Cate Blanchett en los medios de comunicación esta semana -y las que vienen- es abrumadora y claro, con tanto hablar con la prensa sobre una peli de contenido lésbico -como ya sabéis está basada en la obra “El precio de la sal“, de Patricia Highsmith– a una se le pueden escapar ciertas cosas con las que nadie contaba y que, de la noche a la mañana, se convierten en titulares.

 

Cate Blanchett protagoniza la portada de la edición australiana de la revista Variety este mes

Cate Blanchett protagoniza la portada de la edición australiana de la revista Variety este mes

Y eso es lo que le ha pasado a Cate Blanchett a propósito o no -porque claro, declaraciones como esta también ayudan a vender una película que ha estado durante 15 años en el armario de Hollywood sin llegar a producirse- en su entrevista a la edición australiana de la revista Variety, en la que ha comentado que ha tenido relaciones con varias mujeres.

Cate Blanchett y Rooney Mara viven una historia de amor en la película de Todd Haynes, "Carol"

Cate Blanchett y Rooney Mara viven una historia de amor en la película de Todd Haynes, “Carol”

Así, cuando a Cate le preguntan en en reportaje de Variety si ésta es su primera vez como lesbiana, la actriz australiana sonríe y pregunta: “¿Te refieres a en el cine o en la vida real?“. Con semejante bombón de respuesta el periodista de turno aprovecha para indagar un poco más en su vida personal y ella responde: “Sí, muchas veces” pero sin querer ahondar más en el asunto.

Cate comparte protagonismo en “Carol“, de Todd Haynes, junto a Rooney Mara y Sarah Paulson y ahora, tras su paso por Cannes, ya tenemos más que asegurado su estreno en España. A pesar de centrarse en la historia romántica entre dos mujeres, en la Nueva York de los 50, dicen que si la peli triunfa en el Festival y comercialmente podría traerle a Cate su séptima nominación al OSCAR. Claro que si fracasa y, según dice la actriz,: “podría percibirse como otro ejemplo de la maldición de las historias de amor gay”.