En primer lugar, habría que distinguir entre Tantra y sexo tántrico. El primero, es una vía budista para alcanzar la iluminación espiritual. El segundo, consiste en una serie de técnicas para despertar la energía sexual. En este sentido, el sexo tántrico para lesbianas apenas existe o está divulgado.

Qué es el sexo tántrico

El sexo tántrico, también conocido como “el arte de los mil orgasmos”, es una filosofía oriental con más de 4.000 años. Su objetivo es alcanzar una evolución personal y espiritual por medio del placer sexual. Para ello, la sexualidad es vista de una forma totalmente diferente a como la vemos en Occidente.

Más allá de la genitalidad, la sexualidad tántrica explora el total del ser humano: lo físico, lo mental, lo emocional y lo espiritual. A modo de resumen, se puede decir que se basa en cuatro principios o llaves. Estas llaves son: la aceptación (de sí mismo o misma y de los demás, sin juicio), estar presente; expresar lo que se siente y piensa, y el movimiento armónico.

Podríamos decir por tanto que, es un trabajo de desarrollo personal que utiliza el placer sexual como herramienta. Pero para llegar al tan ansiado placer sexual, primero hay que entrar en sintonía. De hecho, la meta no es alcanzar el orgasmo, sino hacer que la energía sexual fluya por todo el cuerpo. Esta energía sexual, la Kundalini, es la que finalmente despertará el orgasmo completo de cada célula de tu cuerpo.

Sin duda, es una técnica o filosofía de vida que bien merece ser experimentada. Lo que ocurre es que la mayoría de libros y talleres sobre Tantra excluyen a las parejas del mismo sexo. Si bien es cierto que todo ser humano posee energías tanto masculinas como femeninas, el Tantra se centra en la heterosexualidad.

El sexo tántrico para lesbianas: un misterio por descubrir

Usando los mismos principios energéticos del Tantra y sus técnicas: respiración, presencia, aceptación, etc., éste se puede adaptar para parejas del mismo sexo.  A fin de cuentas, el objetivo es hacer las paces con tu propio cuerpo y tus emociones. De esa manera, la sexualidad tomará otra dimensión completamente diferente.

El sexo tántrico no sólo ayuda a las mujeres a convertirse en dueñas de su cuerpo y su deseo, sino también de su placer. Esto sucede así por medio de una exploración consciente de sus propias sensaciones. Esta exploración o trabajo interior traerá en consecuencia muchos beneficios, además de un intenso placer sexual.

Beneficios del sexo tántrico:

  • Mayor seguridad en ti misma: más autoestima
  • Desarrollo de la sexualidad plena: apertura y libertad
  • Mejor capacidad para intimar
  • Mejora tus relaciones al mejorar tu capacidad de comunicarte
  • Desbloquea la falta de deseo y la apatía sexual
  • Los orgasmos son más intensos
  • Fluirás mejor en tu día a día y aumentarás tu creatividad

A través de un trabajo de apertura del corazón para aprender a estar más presentes, el Tantra te cambiará la vida. El sexo tántrico te enseña a conectar con tu propia energía vital y a saber abandonarte al placer. Esta toma de control de tu propio cuerpo y emociones te liberará de un montón de prejuicios y bloqueos. Como consecuencia, no sólo mejora tu vida sexual, sino también tu vida personal en todos los aspectos.