Pues sí, hay muchos mitos y muchas creencias en torno al mundo lésbico, y hoy queremos romper una lanza a favor de ellas. Y es que toda lesbiana sabe esto de lo que vamos a hablar a continuación. Son hechos contrastados y cien por cien ciertos (nótese la ironía de esta afirmación)

Toda lesbiana sabe esto: los mitos son verdaderos totalmente

Y si no los crees, es que no eres lesbiana. De nuevo, espero que veas la ironía de mis palabras.

Las lesbianas se van a vivir juntas al día siguiente de conocerse

Toda lesbiana sabe esto. Todas sabemos que las lesbis estamos completamente desesperadas por encontrar una mujer con la que irnos a vivir en cuanto la conocemos y pasar nuestra vida entera junto a ella. No importa si nos casamos o no, vivimos juntas.

Venga ya, ¿en serio? La verdad es que no entiendo que la gente piense así. Habrá lesbis que quieran hacerlo y otras que no, ¿tú qué piensas?

Todas las lesbianas nos conocemos solamente por ser lesbianas

Me parto cada vez que alguien se entera de que soy gay. Inmediatamente me dice: “entonces tienes que conocer a xxxxx. Ella también es lesbiana”. A eso yo le respondo: “Pues no sé, es de (ciudad)” , y me dice, “no, no, ella vive en (una ciudad a mil kilómetros de distancia)”.

Claro que sí, criatura. Todas las lesbianas saben esto, que tenemos una conexión con todas las lesbianas del planeta, y que tenemos una especie de grupo secreto en el que todas nos conocemos, aunque yo viva en Madrid y tú en Rusia. Dí que sí, con dos narices.

Hay dos tipos de lesbiana, la de gatos y la de perros

También es algo incontestable y que sabemos todas las lesbis del mundo mundial. Tener un gato o un perro es un requisito imprescindible para que te den el carné de lesbiana. Y si ya tienes las dos cosas, eres lesbiana de honor.

Perdona, pero no. A algunas de nosotros nos encantan los perretes, y a otras los gatitos, pero eso no quiere decir que a todas nos gusten los animales. ¿No?

Las lesbianas que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición

¡Oh, yeah! Este es uno de mis favoritos. Todas sabemos que las lesbianas somos como las células, que cuando hacen la mitosis, de una sola célula salen dos. Eso es lo que dicen que pasa con las parejas de lesbianas, que al final, acaban vistiéndose igual, pensando igual y gustándoles las mismas cosas.

Alma de cántaro, obviamente, para estar en pareja con otra persona es necesario tener algunos gustos comunes. Pero no es que nos convirtamos en la otra persona. Seguimos siendo personas independientes, te lo prometo.

Que nuestros periodos se sincronicen es la mayor prueba de amor que existe

No puedo reírme más que con esto. Es una gran verdad que cuando quieres con locura a tu pareja, tu periodo se sincroniza con el suyo como si de un reloj suizo se tratara. ¡Ay, Dios mío, cuántas tonterías hay que escuchar!

Pero dinos una cosa, ¿qué otros hechos impepinables e irrefutables conoces tú acerca de las lesbianas?