Durante esta época, fueron muchas mujeres las que se marcharon a vivir a “París- Lesbos” y tener relaciones sexuales con otras mujeres, algo que a sus maridos no les gustaba demasiado.

Cuando Oscar Wilde murió en una habitación de hotel en París el 30 de noviembre de 1900, se había separado de su familia. Tras su condena y encarcelamiento por comportamiento indecente (era gay), su mujer Constanza se mudó a Suiza y cambió su apellido y el de sus dos hijos a Holland. Sus padres habían fallecido y su hermano, Willie, en marzo de 1899. Cuando Oscar falleció, solo había un miembro de la familia que todavía llevaba el nombre de Wilde: su sobrina, Dorothy ‘Dolly’ Wilde.

Dolly nació en Londres, pocos meses después del arresto de Oscar. Aunque nunca conoció a su tío, lo idolatró durante toda su vida. Ella se parecía mucho a él y, según parece, compartía su ingenio. Sus amigos la llamaban “Oscaria”. La afinidad de Dolly con su tío fue más profunda que la apariencia: era lesbiana y dejó Inglaterra para vivir en París. Pero mientras Oscar se escondió en París, Dolly triunfó. Cuando llegó en 1914, la ciudad tenía una comunidad lésbica tan grande que se le llamaba irónicamente “París-Lesbos”.

París- Lesbos, una comunidad donde vivían mujeres muy relevantes

Tras la Primera Guerra Mundial, artistas, escritores, músicos e intelectuales acudieron a París, atraídos por la promesa de un estilo de vida bohemio y sexualmente permisivo. Las actitudes de la sociedad de ese momento se estaban desafiando gracias a sexólogos pioneros como Havelock Ellis, que estudiaban la atracción por el mismo sexo o la “inversión” como la llamaban entonces. Concluyeron que el lesbianismo y la homosexualidad eran naturales y normales.

Si bien las relaciones entre personas del mismo sexo todavía se condenaban en otros lugares, en los años 1920 el lesbianismo se había puesto de moda en París, especialmente entre la alta sociedad. Muchas mujeres influyentes se establecieron en la comunidad París- Lesbos y tuvieron relaciones con mujeres abiertamente.

Algunas mujeres que vivieron en la comunidad lésbica fueron la princesa Violette Murat, la cantante Winnaretta, la princesa Edmond de Polignac, Antoinette Corisande Élisabeth, duquesa de Clermont-Tonnerre o la baronesa Hélène van Zuylen, todas con relaciones con otras mujeres. La riqueza y el privilegio no solamente protegieron a estas mujeres de la persecución, sino que también hicieron elegante el lesbianismo. Solo el Berlin de Weimar podría igualar el París de 1920 en su proliferación de clubes, teatros y bares gay. Incluso había una revista lésbica, Die Freundin, que se publicó desde 1924 hasta 1933.

La permisividad de París era aún más notable si pensamos que el lesbianismo era castigado en otros sitios. Gran Bretaña era particularmente intolerante. Oscar Wilde había sido condenado por indecencia grave por infringir el artículo 11 de la Ley de Enmienda de Derecho Penal de 1885, por “cometer actos de indecencia grave con hombres“. En 1921, los parlamentarios debatieron añadir una cláusula adicional para convertir el lesbianismo en un delito penal.

¿Conocías la existencia de la comunidad lésbica París- Lesbos? ¿Qué te parecería que hubiera hoy una así?