Ayer se despedía la segunda temporada de “El Ministerio del Tiempo” aún sin saber si va a ser renovada por una tercera season y lo hizo con un episodio de lo más potente en el que entre otras muchas cosas, Irene (Cayetana Guillén Cuervo) no solo volvía a repetir rollete con Rocío -la chica a la que había conocido en la boda del episodio anterior- sino que además volvía a vérselas en plan lesbi con Amelia Folch (Aura Garrido), su compañera de misiones, a quien ya había besado en el primer episodio de la serie mientras intentaba reclutarla.

¿Cómo ocurría semejante lesbimomentazo entre una Irene que estaba empezando algo con Rocío y una Amelia Folch que sigue con el corazón dividido entre Julián y Pacino? Pues a través de las puertas del tiempo, claro.

En el episodio de ayer el rey Felipe II se plantaba en el 2016 en el Misnisterio para intentar “arreglar” la derrota de su Armada Invencible asesinando de paso a Salvador y cambiando un pelín la historia. El tema se le va de las manos y son tantas las cosas que cambian con este pequeño viaje de su majestad que cuando Amelia, Julián y Alonso regresan de una misión que están realizando paralelamente, se encuentran con un Ministerio y un país totalmente diferentes. En España ya no hay democracia, no hay libertades y sigue imperando el absolutismo de Felipe II.

En es nuevo entorno, Irene es una sumisa secretaria del Ministerio, casada, con una hija, que envidia el trabajo como agente de Amelia, y que vive -si es que la admite-  su sexualidad en silencio.

Irene y Amelia beso 1

Irene y Amelia beso 2

Irene y Amelia beso 3

Amelia, la única decidida de verdad a arreglar este desajuste temporal -Alonso y Julián se han reencontrado en este universo paralelo con los amores de sus vidas y no tienen tan claro lo de actuar-, decide interpelar a esa sexualidad que esconde Irene para contar con su apoyo en esta nueva misión, así que no le da más vueltas y le demuestra con una clase práctica que a ella le van las mujeres y que está viviendo una vida que no le corresponde…