Erica Irusta es la primera y única pedagoga menstrual que existe. Hasta donde dice ella esto es así, y lo cierto es que es bastante posible. Quiere hacernos ver que la menstruación no es ningún problema. Según apunta, el problema es en realidad vivir en esta sociedad con la menstruación. Te hablamos de esta pedagoga menstrual.

La pedagoga menstrual

Algunas de las cosas que proponen no están mal. Por ejemplo, ayudarnos a entender desde un punto de vista cíclico nuestro propio cuerpo. Dicho ciclo abarca varios periodos. Hay que decir que no estamos igual en la fase preovulatoria (después de que nos vengan la menstruación, del día 7 al 13), la fase ovulatoria (del día 14 al 21) o la premenstrual (del 21 al 28) o la propia menstrual (del 28 al 6).

En este sentido sí hay cosas interesantes. Si estamos en la fase preovulatoria u ovulatoria nuestros estrógenos están a tope. Es ese momento en el que nos sentimos “más activas”. Sin embargo, desde la ovulación hasta que viene la menstruación la progresterona domina. Es cuando nos sentimos más cansadas, susceptibles, sensibles, etc. Esta pedagoga menstrual propone adaptar nuestras tareas a la fase del ciclo en la que nos encontremos. Por ejemplo, cuando estás en preovulatoria es buen momento para hacer deporte. En la fase ovulatoria es buen momento para relacionarnos. En la fase premenstrual sin embargo es mejor para “reflexionar” sobre tus problemas. Por último, en la fase menstrual según la pedagoga menstrual es mejor mimarnos.

¿De verdad funciona?

Tiene sentido la idea de respetar nuestro ciclo tal y como dice esta pedagoga menstrual. Sin embargo, vivimos en un mundo en el que ni de lejos una puede hacer lo que quiera. Además, todas sus teorías se basan un poco en conjeturas que parten de la sensibilidad. La duda surge porque todo esto tiene un carácter demasiado subjetivo. Ella misma empieza siempre sus intervenciones diciendo que se basa en sus propias experiencias personales. Sin embargo, por otro lado tal y como esta pedagoga reconoce, no es la misma experiencia en todas las sociedades la que se tiene respecto al periodo.

En efecto, en algunos términos tiene una visión demasiado “romántica”. Creo que tiene una visión un poco idílica de algunas sociedades,en concreto las africanas. Hay que recordar que en muchas sociedades tribales de África la regla no es que sea una cosa molesta sino que es directamente un tabú.

Habría que decir que tampoco me parece un tema que no pueda llevar un ginecólogo. Por lo demás, aunque un ginecólogo puede ofrecer una visión mejor, en el resto de temas tampoco ofrece un análisis mejor del que podamos encontrar en filósofas, sociólogas o historiadoras. En estos casos, recomiendo si alguna persona está interesada en el tema que consulte este tipo de fuentes. Sin embargo, esta pedagoga menstrual parece que está teniendo éxito. Ya a costa de las redes sociales ha ganado bastante publicidad. Y parece que muchas mujeres están de acuerdo con ella y quieren sumarse a esta visión. Deja tu comentario con tu opinión.