Como ya sabéis, hay mujeres lesbianas que han marcado hitos en la historia, como el caso de Charlotte Cushman, una actriz que interpretó en los escenarios a Romeo y robó el corazón a miles de mujeres allá por el siglo XIX.

Charlotte Cushman fue una actriz americana considerada una superestrella en su época que jamás se conformó con su género y que trabajó mucho en los escenarios de Estados Unidos, Gran Bretaña y Roma.

Charlotte Cushman conquistó a mujeres durante más de cuatro décadas

Durante más de cuarenta años actuó para millones de personas. Interpretando a un hombre alto, sorprendentemente guapo y muy carismático, Cushman cautivó a las mujeres en dos continentes desde el escenario y los camerinos. Durante el tiempo en que las mujeres solían hacer papeles tanto de hombres como de mujeres, Charlotte Cushman se hizo famosa interpretando a hombres en el escenario.

Su Lady Macbeth lanzó su carrera, pero fue su interpretación de Romeo en la obra más popular de Shakespeare, “Romeo y Julieta”, la hizo ser uno de los mejores actores de su época.

Charlotte Cushman era tan querido y admirado, sí en masculino, que cuando ella se retiró del escenario, su ceremonia de despedida fue descrita como la más espectacular en la historia del teatro estadounidense.

Tal fue la influencia de esta mujer, que hoy existen premios de teatro y las becas que llevan su nombre, como el Premio de Teatro Cushman en Filadelfia.

Cómo Cushman robó los corazones de las mujeres

La poderosa presencia en el escenario de Cushman llevó a mujeres a escribirle cartas de admiración, muchas de las cuales todavía se conservan. Fuera del escenario, atrajo a mujeres hermosas y con talento del mundo las artes y las letras.

Se hizo rica, y en la década de 1850, creó una colonia de artes feministas en Roma para escritoras y artistas, en la que estaban la escultora estadounidense más famosa de la época, Harriet Hosmer y la artista y escultora afroamericana Edmonia Lewis, ambas lesbianas. Cushman patrocinó el trabajo de muchas mujeres, incluidas Lewis y la escultora Emma Stebbins, quien sería su última compañera sentimental.

La actriz siempre mostró abiertamente sus aventuras amorosas y se hizo conocida como una rompecorazones poliamorosa, que a menudo mantenía más de una relación a la vez. Tenía varias relaciones que consideraba matrimonios, así breves escarceos.

El impacto de Cushman en las mujeres con las que estaba fue tan fuerte que se dice que una de sus primeros amantes murió de pena cuando Cushman terminó su relación con ella, y otra la demandó cuando descubrió que Cushman estaba teniendo una aventura con otra mujer.

Sin lugar a dudas, Charlotte Cushman es un personaje de la historia LGTB que merece la pena conocer. Tuvo una vida muy azarosa, fruto de su profesión y de su propia personalidad.

Si quieres saber más sobre este actriz que no se dejó vencer por las convenciones sociales, hay mucha información que puedes consultar.