Pues sí, no todo van a ser malas noticias, ¿no? Hoy os voy a contar cómo una futbolista trans ha fichado por primera vez en la historia con un equipo argentino de primer nivel.

El club Villa San Carlos hace historia

Sí, nunca ha ocurrido antes que un equipo de fútbol femenino de lo que en nuestro país sería la Primera División, la Primera División A, fiche para su plantilla a una futbolista trans. Y eso es lo que ha hecho el equipo Villa San Carlos, que hace muy poquito que ha incorporado a sus filas a la goleadora argentina Mara Gómez, de 22 años, que no solo es la primera futbolista trans del equipo, sino la primera en jugar un torneo de Liga oficial.

Una futbolista trans con experiencia en el mundo del deporte

Esta no es la primera vez que Mara Gómez, la futbolista trans del Villa San Carlos, se pone las botas para meter goles. Antes de recalar en la Primera División A argentina, Gómez jugó en el Toronto City, equipo canadiense, y en el equipo amateur de la liga de las Islas Malvinas. En las Islas Malvinas consiguió ganar dos títulos de Liga y se convirtió en la mejor jugadora y máxima goleadora de su equipo.

Mara Gómez se ha hecho popular en todo el mundo gracias a una foto en la que aparece junto a otra de las incorporaciones más recientes del Villa San Carlos, Ludmila Angeli. El club ya ha hecho historia en el fútbol argentino.

Una futbolista trans haciendo historia

En unas declaraciones a EN24, la futbolista trans que milita en este club argentino afirmó que poder jugar en una liga de fútbol profesional representa una lucha que el colectivo lésbico y trans ha perseguido durante mucho tiempo. No solamente se lucha por la profesionalización del fútbol femenino, sino por conseguir que todos tengan derecho a jugar a este deporte y ser parte de él.

También explicó a los medios que lo había pasado muy mal durante su adolescencia. La disforia, es decir, el no sentirse de “su género”, la hicieron querer suicidarse a los 15 años, y de hecho, estuvo a punto de hacerlo. La futbolista explicó que fue su amor al fútbol y el apoyo que recibió de su equipo lo que le hizo superarlo y aceptarlo.

El fútbol fue su tabla de salvación

Como a todas las lesbianas nos ha pasado en algún momento, Mara Gómez se sintió discriminada, excluida e intimidada cuando se encontraba en pleno cambio de identidad, hasta que ya no pudo más y tenía mucho miedo de su propio futuro.

En medio de todo ese dolor, el equipo donde jugaba en ese momento le apoyó mucho. Había equipos que no querían jugar si ella participaba en el partido, y su equipo decía que o jugaba Mara o no se jugaba el partido.

A lo largo de su carrera deportiva, Gómez se ha enfrentado a críticos que creen que, como mujer transgénero, tiene una ventaja sobre las jugadoras mujeres, pero dice que esto nunca ha sido un factor determinante.