Ya que está de actualidad, vamos a hablar del tema de Nina Ricci. El caso es que la compañía de perfumes sacó un anuncio en el que aparecía una escena lésbica. En concreto, un piquito, tampoco nada del otro mundo… Pues aún así hubo polémica porque la gente es la mar de siesa. Y es que, después de este primer anuncio, que en youtube apareció íntegro (y aún sigue en este enlace), posteriormente apareció una versión “censurada” en televisión.

Se ve que centrándose en un público más joven se soltaron un poco la melena (uuu… qué locos) y decidieron poner una escena con eso, un piquito. Al final consiguieron lo que pretendían. Hoy en día una no se fía ni de su madre en este sentido. El caso es que por una cosa u otra, al final el anuncio ha conseguido millones de visitas. Y no porque el contenido sea espectacular. Concretamente, es simplemente un anuncio más sobre perfumes, aburrido hasta decir basta. Por añadido, empalagoso, inverosímil y vacío al fin y al cabo.

La cuestión que yo me huelo es que este tipo de empresas explotan los dos nichos posibles, youtube y televisión. Lo hacen sabiendo que en Internet hoy en día las cosas corren como la mecha hacia la pólvora. Sospecho que se ha creado una falsa polémica, absurda si es verdadera, con una falsa censura que finalmente no lleva a ningún sitio. Personalmente, estoy un poco cansada de este rollito de lo prohibido.

Lesbiana-la-polémica-Nina-Ricci

No me parece que haya a estas alturas nada de transgresor en una escena donde dos mujeres salgan besándose, o incluso haciendo guarreridas. Sin embargo una sociedad, por lo visto, cateta, es capaz de morder el anzuelo. Y muchas de vosotras os preguntaréis por qué estamos haciendo este artículo. Pues la respuesta está en aportar un poco de cordura. Si estáis al tanto de qué es lo que ha ocurrido exactamente con el tema, lo mejor es que lo olvidéis. He aquí la versión censurada. Patético.

Conclusión

Lo que se pretende es que el tema dure lo suficiente hasta que llegue el 14 de Febrero. Como lesbiana, abogo por darle la menor cantidad de publicidad posible, incluso si hay una polémica de por medio. Si la gente se escandaliza por el tema, lo peor que se puede hacer es contribuir y tratar de darle importancia a algo que nosotras mismas ya aceptamos como natural. Es decir, no hay motivo para generar una polémica por esto. A no ser que entendamos que precisamente esa era la intención de la compañía.

En este sentido, lo mejor es no involucrarse y no dejar que se emplee a las lesbianas como carne para vender un producto. Hoy en día no debería escandalizarnos temas como la secularización, la homosexualidad o los apátridas en general. Cada uno que piense lo que quiera, chica… qué pereza. Por lo demás, no creo que sea responsable comportarse como criaturas asustadizas. ¿Que salen dos chicas besándose? ¿Y qué? Ya ves tú… Particularmente no me produce ninguna impresión, ni tampoco me parece un motivo de homenaje o más mención que este artículo para aclararlo.