Hoy queremos recordar uno de los casos más destacados del Diario de Patricia. El Diario de Patricia era uno de esos programas soporíferos que se emitían en la televisión de España durante la primera década del siglo XXI. A pesar de no ser de España, probablemente en cuanto veáis el vídeo ya sepáis a qué clase de programa nos referimos.

En efecto, era por así decirlo el clásico concepto televisivo donde personajes supuestamente reales iban a hacer confesiones: reconciliarse con sus parejas, decirles cuánto les quieren, confesar alguna debilidad a costumbre rara, etc. En este caso, queremos presentar el caso de dos lesbianas: Jenny y Tamara. Ellas no fueron las únicas que pasaron por este programa. De hecho, estaría bien hacer un monográfico sobre El Diario de Patricia en este sentido.

El Diario de Patricia: precursor en algunos sentidos

Aunque hay que decir que este programa aparecieron algunos casos de lesbianas podemos decir que, afortunadamente, desapareció. Personalmente era un programa que no aguantaba. Además, se emitía a eso de las 18 o 19 de la tarde. Esa hora es la peor del día para mí: no puedes dormir porque es demasiado tarde pero al mismo tiempo no te apetece despegarte del sofá.

Muchas cadenas aprovechan para meter ahí la llamada morralla televisiva. El Diario de Patricia era en muchos sentidos morralla televisiva. De hecho, sus personajes casi siempre estaban tan esteriotipados que podemos deducir que gran parte del imaginario español se conformó gracias a sus clichés. Hay muchas personas que conocieron los modos de vida de algunas personas (tribus urbanas, por ejemplo) y algunas orientaciones sexuales gracias a la “promoción” que este programa les dió.

En el caso de hoy, queremos centrarnos en la historia de Jenny y Tamara. Tal y como dice el título, son dos amantes de Almería. Vemos un claro caso de injurías. Tamara ha sido injuriada porque antes era ligera de cascos e infiel a sus parejas. El corazón de Jenny lucha por creerla, pero las pruebas la hacen ser reticente. Tamara, sin embargo, en un acto absolutamente heróico decide llevarla a El Diario de Patricia para decirle la verdad “delante de toda España”.

Otros casos de lesbianas

La  expresión “delante de toda España” ha hecho mucho daño en este país. Con esa frase en la boca se han cometido muchas atrocidades. Como podéis comprobar, la música del programa es absolutamente insoportable. Podéis imaginadme aplastada contra el sofá, la cara blanda y debajo de una manta tratando de que no se me disolviera el cerebro.

El caso es que la historia termina mal y Jenny no perdona. Lo cierto es que ninguna de las dos tiene pinta de ser muy tolerante y dialogante. Ambas son lo que se conoce en la jerga lésbica como Tom Boy.

Aquí os presentamos otra historia para que vayáis entrando en materia. En este caso se trata de una lesbiana que está harta de tanto sexo con su pareja. Dios da pan a quien no tiene dientes, desde luego.

 

Esperamos que os haya divertido el  post y que si os apetece pidáis un monográfico sobre lesbianas en El Diario de Patricia. Los documentos que guardan son oro puro.