La cuestión de los matrimonios entre gays y lesbianas está sacudiendo China. En efecto, tal y como ya hemos dicho muchas veces, en el gigante asiático están sucediendo cosas. Y muchas de ellas tienen que ver con el colectivo LGTB, que está haciendo que gran parte de la mentalidad de todo el país cambie. Hoy, queremos hablaros de un nuevo caso. Se trata ciertamente de un caso extraño que tiene que ver con gays y lesbianas en china. En efecto, se trata de los matrimonios entre gays y lesbianas en China.

Matrimonios entre gays y lesbianas en China

Chinagayles es uno de los portales más importantes en China. Se calcula que aproximadamente unos 40 millones de personas son del colectivo LGTB en China. Fundamentalmente gays y lesbianas. Vamos, lo que sería toda España gay o less. En China ya se sabe, todo pasa a lo grande. Pues bien, la inaguantable tensión que se vive entre su tradición y los nuevos tiempos está provocando algo. Algo que parece más bien un “por algún sitio había que salir”. Así es, amigas, se trata de matrimonios entre gays y lesbianas. El profundo sentimiento tradicional con roles asociados a lo que debe ser un hombre, una mujer y, naturalmente, una familia ha hecho que muchos de esos 40 millones de gays y lesbianas hayan tenido que tomar soluciones.

Dichas soluciones pasan por celebrar matrimonios tapadera para mantener su imagen “inmaculada” de cara a la galería. Es ahí donde Chinagayles ha conseguido batir récords al formar nuevas parejas. Nuevas parejas, aunque no nuevos amores. Digo esto porque por lo visto desde dicha página web muchos hombres gays y mujeres lesbianas aprovechan para conocerse mutuamente. Conciertan un matrimonio entre ellos y así pueden cumplir con varias demandas sociales.

Cuando la sociedad constriñe

La cuestión de los matrimonios entre gays y lesbianas en China destapa varias cosas a la vez. Sin embargo, más allá del tema de las restricciones a los matrimonios homosexuales también suscita otras reflexiones interesantes. Por ejemplo, la importancia que sigue teniendo el matrimonio. En segundo lugar, la importancia que este tiene a nivel burocrático. Estoy segura de que muchos de esos matrimonios entre gays y lesbianas no responden a cuestiones familiares. Es más, es probable que en muchos casos sus familias les acepten. Sin embargo, ellos mismos se habrán dado cuenta de que, por ejemplo, estar casados es la única forma de acceder a determinadas ventajas de una sociedad.

Por ejemplo, pagar menos impuestos, ayudas gubernamentales o incluso un trabajo u otro. Es escalofriante ver cómo más allá del pensamiento retrógado de los individuos, los estados pueden incentivar mediante sus políticas un modelo de vida u otro. Más concretamente, un modelo de familia que de hecho te anula completamente. Y es que los matrimonios entre gays y lesbianas no son más que una forma de no destapar públicamente una situación y una identidad a costa de taparse a sí mismos.

Estos matrimonios entre gays y lesbianas son sólo la forma en la que el control cristaliza. Sin embargo, no es sólo cuestión de China: en nuestros países supuestamente civilizados existen muchas cosas que en nuestro día a día nos constriñen sin que nos demos cuenta.