Vale, pensarás. Entonces, si Turquía es el segundo, ¿cuál es el peor país de toda Europa para ser lesbiana?

Venga, que te lo voy a contar.

Turquía, el segundo peor país para las lesbianas

Según los datos que proporciona la ILGA en Europa (la Asociación Internacional Lesbiana, Gay, Bisexual, Transexual e Intersexual) en un reciente estudio, Turquía es el segundo peor país de Europa en lo referente a políticas de igualdad y leyes LGTB. ¿Y cuál es el primero?

Pues ni más, ni menos, y como era de esperar, el primer país en la lista de la vergüenza es Azerbayán, y el que ocupa la tercera posición es Armenia.

Aunque Turquía ha conseguido unos maravillosos 4 puntos sobre 100 en la calificación, Azerbaiyán lo ha mejorado con sus increíbles 3 puntos. Esto, lo único que indica es que se producen situaciones nada agradables para la comunidad LGBT, y que el respeto hacia nosotras es nulo, incluso, llegando a incumplir la ley.

Un ranking que analiza 49 países europeos

El estudio realizado por ILGA Europe demuestra que en los países de la Europa del Este, se producen infinidad de injusticias y conductas reprobables hacia la comunidad homosexual, incluyendo a veces, penas desproporcionadas y tortura. Turquía es un ejemplo.

Por otro lado, Malta ocupa el primer lugar en la clasificación de buenos países LGTB, seguido de Bélgica y Luxemburgo. Lo curioso es que Malta lleva en esa posición 4 años seguidos. Ya sabemos dónde tenemos que vivir…

Uno de los máximos responsables de la asociación pro-derechos LGTB, Micah Grzywnowicz, ha denunciado estos hechos, y afirma taxativamente que llevar a cabo unas políticas y leyes LGTB efectivas es fundamental para una sociedad que sea civilizada y trate a todos sus individuos como iguales.

El Islam, muy responsable de la condena LGTB en Turquía

Uno de los motivos por los que en Turquía se tiene tan poco respeto por los derechos del colectivo es que el país es islámico, y esta religión ejerce una condena enérgica de la homosexualidad. Aunque no es la única razón.

Si bien es verdad que a diferencia de otros países musulmanes en Turquía no existen leyes que castiguen expresamente la homosexualidad, sus normativas y políticas no favorecen exactamente al colectivo. De hecho, van dirigidas a su exclusión y discriminación.

Algunos peligros de la comunidad LGTB en el país turco

Según Amnistía Internacional, hay cinco peligros y riesgos principales para la comunidad LGTB en este país.

El primero de ellos es la más que probable posibilidad de sufrir acoso y discriminación. Recientemente, se publicó en medios de comunicación internacionales el caso de Halil İbrahim Dinçdağ. Es un árbitro turco al que suspendieron cuando salió del armario, sin contar con que sufrió el rechazo de amigos y familiares.

La cultura de la discriminación conlleva siempre violencia, y se han dado muchos casos en este país. Un ejemplo es el asesinato de un joven a manos de su padre porque al ser gay mancillaba el honor de la familia.

El gobierno turco realiza ataques nada sutiles a la libertad de expresión de identidad LGTB. Y lo malo es que lo hace a través de leyes. Un ejemplo es que el gobierno tiene bloqueado en internet la palabra “gay”.

Aquí internet sigue siendo libre, así que busca más artículos sobre lesbianas en nuestro blog.