Que no digo yo que aquí no pase, pero lo cierto es que en nuestro país no es tan habitual cambiar de opinión en lo referente a un donante de esperma. Bueno, la cuestión es que la historia que te traigo hoy, como no, ha ocurrido en el país que más noticias genera en todo el mundo, los Estados Unidos de América. 

Tanta fue la repercusión del caso, que en muy breve, se va a estrenar una docuserie que cuenta la histórica batalla legal entre una pareja de lesbianas y un donante de esperma gay que las demandó por los derechos de paternidad de su hijo.

La historia del donante de esperma que demandó a dos lesbianas, próximamente en HBO

La serie documental se estrena el próximo día 26 de septiembre en HBO, y se llamará Nuclear Family. Como te digo, cuanta la historia de una familia homosexual de mujeres que tratan de no perder a su hijo ante la demanda de su donante de esperma gay para conseguir sus derechos de paternidad, ya que el hombre había cambiado de idea. 

Está dirigido y producido por la hija de la pareja, la premiada cineasta Ry Russo-Young, que entrevista a sus madres Sandy Russo y Robin Young sobre el pleito que conmocionó a toda su familia.

Russo y Young tomaron la decisión de formar una familia en los años 80, una época en la que el matrimonio entre personas del mismo sexo aún no era legal y las clínicas de fertilidad no atendían a las parejas de lesbianas. Ser homosexual en aquella época significaba que no ibas a tener hijos. Era como si renunciases al derecho a tener una familia.

La pareja pudo finalmente concebir a sus dos hijas, Ry y su hermana Cade, con la ayuda de dos donantes de esperma que conocían a través de amigos comunes. Para evitar tener cualquier problemas, las mujeres acudieron a hombres homosexuales que vivieran en la otra punta del país para que fueran sus respectivos donantes porque querían criar a los niños de forma sin ellos, pero desgraciadamente no iba a ser tan sencillo.

Simplemente, el donante cambió de idea

El donante de Ry, un abogado de San Francisco llamado Tom Steel, acordó que no tendría ningún derecho ni obligación parental. Pero cuando los niños empezaron a preguntar por sus padres, Russo y Young empezaron a organizar visitas puntuales. Cada vez más, el hombre creaba una situación difícil con la familia, ya que decía que quería tener un papel mayor en la vida de Ry. La situación se agravó en 1991, cuando las madres se negaron a permitirle llevar a Ry, de nueve años, a California, solo, para que conociera a sus padres.

Fue entonces cuando el abogado les dijo que las iba a demandar. 

De repente, la familia que nació de la contracultura queer se enfrentó al sistema judicial dominante, que históricamente hacía honor a la “biología” y con frecuencia hacía que las lesbianas perdieran la custodia de sus hijos.

Lo que pretendo con todo esto es que me cuentes qué opinas tú. ¿Qué harías tú si te encontrases en la posición de estas dos mujeres?