No sé tú, pero yo siempre he sabido que soy lesbiana. Y conozco a mucha gente que también lo ha sabido desde siempre. Hoy no te quiero hablar de nada reivindicativo, ni de estudios. Simplemente, te quiero dejar los testimonios de algunas amigas mías de hace años que a lo mejor puede servir de guía a otras personas que aún no han salido del armario.

Soy lesbiana, y mis amigas también lo sabían desde siempre

Pues sí, realmente, miro atrás en el tiempo a aquellos años en los que estudiaba en el Instituto y pienso en el momento en el que salí del armario. Realmente, siempre he sospechado que soy lesbiana. No sé, pequeñas cositas, sentimientos encontrados, sensaciones… Lo cierto es que cuando se lo dije a mi madre, se alegró mucho, porque pensaba que me había metido en la droga, y solo era que soy lesbiana

He hablado con varias amigas y me han contado sus experiencias, y eso es lo que quiero compartir contigo hoy.

Ana, 39 años, de Sevilla

Mi buena amiga Ana, una chica estupenda, hace un par de años que salió del closet. Me cuenta que “siempre he sabido que soy lesbiana, pero lo he ocultado porque creía que mi familia no lo iba a aceptar. En el Instituto conocí a la que es mi novia hoy, y empezamos a salir sin que nadie lo supiera. Eso es lo que me hizo decirlo. Valía la pena pasar ese mal trago por estar con ella.”

Eva, de 45 años. Madrid

Conocía a Eva durante un viaje de trabajo a la capital, la conocí en el tren, ya que se sentaba a mi lado, y desde entonces es una de mis mejores amigas. Ella me decía que durante toda su vida tuvo esa sospecha, aunque salía con chicos. Un día, durante una fiesta bebió más de la cuenta y acabó con una chica por la que tuvo sentimientos. Y según me cuenta, ya no hubo vuelta atrás.

Mi sobrina, Lucía, de 18 años. “Soy lesbiana, tita”

Lo cierto es que yo ya sabía que mi sobri es lesbiana. Pero, como he pasado por lo mismo que ella (aunque eran otros tiempos) nunca he querido presionarle. La semana pasada le pedí que me contara su historia para este artículo y me contó esto: “Nunca imaginé ser gay, no sabía qué era eso, pero en clase una compañera empezó un día a ligar conmigo. Empecé a leer mucho, y te veía a ti (se refería a mi), y unos meses más tarde ya me dí cuenta de lo que era de verdad. Y me alegro mucho”.

Cristina, compañera de trabajo. 47 años

Cris trabajó conmigo una temporada, y ella, según me dice, se dió cuenta de su homosexualidad bastante tarde. Así me lo cuenta: “Yo tenía ya más de 30 y un hijo pequeño cuando me enamoré de una compañera de trabajo. Nos conocíamos desde hacía dos años y, se marchó a un Congreso una semana. Yo la eché de menos más de lo que imaginaba, y ella me llamaba siempre que tenía un hueco. Siempre que escuchaba su voz me emocionaba, y fue ahí cuando me dí cuenta de lo que realmente sentía.”

¿Y tú, cómo fue tu experiencia?