Los jóvenes LGTB que a día de hoy se encuentran en la adolescencia sufren más agresiones que los adolescentes hetero. Estos datos nos dejan claro que aún sigue existiendo discriminación en las aulas. Lo preocupante es que muchos de los alumnos han sido testigos de algún tipo de agresión a jóvenes LGTB y nunca la han denunciado.

Jóvenes LGTB: en el punto de mira

Según han reconocido numerosos alumnos en todo el país, los jóvenes LGTB siguen sufriendo acoso por su condición sexual. Esto nos deja claro que aún queda mucho camino por recorrer. En efecto, hasta el 20% de los jóvenes se identifican con posiciones intolerantes. Este porcentaje es muy grave en una sociedad que supuestamente es la más abierta de todos los tiempos. Sigue pareciendo poco esa supuesta “apertura” de la que gozamos.

Lo cierto es que la situación es compleja. Hay que decir que parte del problema es la cantidad de contradicciones en las que vivimos. Naturalmente, dichas contradicciones afectan más a la población adolescente en general y a los jóvenes LGTB en particular. Me refiero a ciertas manifestaciones que se hacen que no es que promuevan precisamente valores positivos. Sin embargo, al provenir de la “industria” oficial pasan desapercibidos. De hecho son tomados por normales al invadirnos por millones.

Me estoy refiriendo, así es, a por ejemplo la imagen que sobre la mujer y la feminidad en general se ofrece desde los medios. ¿Quién no ha visto el típico videoclip o anuncio sexista? ¿Quién no es capaz de comprender que, por ejemplo, la industria hace parecer divertido identificarse con valores que de todas, todas, son machistas?

Pues lo mismo pasa con esto

En una sociedad donde predominan valores más “emocionales” que racionales sucede lo mismo con los jóvenes LGTB. Cada vez más, los jóvenes en general se identifican con valores superficiales, emocionales y banales. Eso hace que sus criterios sean poco firmes y, de paso, más ignorantes. Considero que en muchos sentidos los jóvenes están por delante de los mayores; sin embargo, están bastante atrasados en cuestiones de respeto y creencias morales.

Así pues, mientras que al mismo tiempo se les ofrecen referentes que deben destacar por lo machitos que son o por lo femme fatale que son, se les dice que deben respetar a personas con otra orientación sexual. Deben hacerlo, eso está claro, pero quizás el entorno que les rodea no se lo pone fácil. Un 20% de los jóvenes LGTB ha querido suicidarse. Esta estadística es más que alarmante y nos dice que claramente algo estamos haciendo mal.

Si antes España podía situarse en el quinto puesto en cuanto a derechos LGTB y tolerancia, en la actualidad ha descendido hasta el noveno puesto. Esto indica un claro retroceso en los últimos años que, según mi punto de vista responde precisamente a las circunstancias que rodean a los jóvenes. Sin tratar de justificarles, hay que decir que también los jóvenes que maltratan son invadidos por un tipo de entorno que desde luego no contribuye a hacer de ellos querubines. Y si bien un adulto puede salvar dichas contradicciones, en el caso de los jóvenes es más difícil. Mucho peor para los jóvenes LGTB. ¿Qué opinas al respecto? ya sabes que puedes dejar tu opinión en un comentario.