Recientemente ha aparecido un proyecto grandioso. Se trata de una serie de entrevistas a hijos de homosexuales que han hablado de cómo son, cómo es su vida y sobre todo cómo es su presente. Hay que decir que tuvimos que esperar varios años para que estos hijos de homosexuales criados por dos madres o dos padres hablaran. Ha habido que esperar porque ahora mismo es el primer momento de la historia de la humanidad en el que por fin hay personas que tienen la edad adulta y han sido criados por homosexuales.

Hijos de homosexuales: ¿cómo son?

Como hemos dicho, los primeros hijos de homosexuales, criados por dos lesbianas o dos gays han empezado a demostrar cuánto de falsedad hay en los mitos de la gente que pensaba que habría algo de malo en dichas familias. Para empezar, hablan de uno de los clásicos: serán gays o lesbianas de mayores.

Se ha confirmado que para el caso de estos hijos de homosexuales las estadísticas son las mismas. Ni crece el número de lesbianas ni de gays. Es decir, que se confirma que la orientación sexual de una persona no depende esas cosas. Por la misma razón por la que de un hombre y una mujer puede nacer un homosexual, de dos homosexuales puede nacer un hetero. Y lo cierto es que hasta el momento las estadísticas lo confirman.

Mitos fuera

Otro de los mitos más recurrentes es el de que un niño o niña necesitan figuras de los dos sexos. Estos hijos de homosexuales lo desmienten. Hablan de que en realidad un niño sólo necesita amor. En efecto, se puede ser muy feliz con dos madres y muy desgraciado con un padre y una madre que te desatiendan. En su caso no se quejan para nada de falta de atención. Por lo tanto no han echado de menos nada porque tenían exactamente lo que necesitaban. Cariño y amor, nada más y nada menos. 

Por otro lado, existe la creencia de que precisamente esas “carencias” generarán problemas psicológicos. Se ha demostrado también que estos hijos de homosexuales no sufren ningún tipo de trastorno o hándicap psicológico. Por sorprendente que les pueda parecer a muchos SON NORMALES. Exactamente igual que los hijos nacidos de parejas hetero.

Eso sí, existe una diferencia reseñable. Consiste en que en todos los casos estos hijos de homosexuales son más tolerantes por naturaleza con gays y lesbianas. Con la homosexualidad en general y con la orientación sexual e identidad de cada uno. Ciertamente, lejos de tener nada que lamentar tal y como a muchos les gustaría, más bien al contrario estos hijos de homosexuales nos demuestran que hay mucho que celebrar. 

Esperamos que estas entrevistas hayan servido para abrir los ojos. Lo cierto es que hacían falta pruebas palpables para demostrar que una familia es simplemente un sitio donde un niño puede encontrar amor. Que la orientación sexual de sus padres da igual. Deja tu comentario con tu opinión a este respecto o con tu propio caso personal si eres mamá de uno de estos hijos de homosexuales.