Puede que no hayas escuchado hablar del Test de Bechdel pero seguramente habrás observado la gran cantidad de películas en las que las mujeres, simplemente, no aparecen. En otras muchas en las que sí están presentes, solo son un mero objeto de adorno que ni siquiera tiene diálogo. Y en la mayoría de películas en las que hay mujeres con voz, solo hablan de hombres. ¿Te suena?

Esta es la realidad del cine actual (del siglo pasado, ya ni hablamos). Solo unas pocas películas pasan el filtro del Test de Bechdel. Son esas cintas en las que aparecen dos o más mujeres que hablan entre ellas y su conversación no trata sobre un hombre.

¿Cómo surgió el Test de Bechdel ?

Este filtro surgió medio en serio medio en broma en 1985. Se popularizó en el cómic “Unas lesbianas de cuidado”, de Alison Bechdel. Al parecer fue una amiga de la autora quien tuvo la idea, que se plasmó en la tira cómica titulada “The Rule” que aparecía en dicha publicación.

Test de Bechdel

No es un método científico pero el Test de Bechdel sirve para poner de manifiesto de forma sencilla y clara cómo las películas, cómics, obras de teatro y series tienen una visión profundamente androcentrista. Aunque probablemente la intención de la autora no era sentar cátedra, el test se convirtió en un sistema para evaluar la brecha de género en los guiones.

En la tira cómica “The Rule” una de las protagonistas se niega a ver una película que no cumpla 3 requisitos:​

  • Deben aparecer al menos dos personajes femeninos
  • Que hablen entre ellas en algún momento
  • La conversación no debe tratar sobre un hombre

Estas sencillas reglas consiguieron tal popularidad que hoy día se aplican para poner de relieve la poca presencia de la mujer en el cine. De hecho, el Instituto del Cine de Suecia las usa desde 2013 para conceder a las películas una calificación que acredita su apuesta por la igualdad de género.

Películas que no pasan el Test de Bechdel

Probablemente esté repasando mentalmente las últimas películas que has visto para saber si pasan el test. No sufras. Ya te lo contamos nosotras.

Si echamos un vistazo a las cintas nominadas al Óscar a la Mejor Película entre 2000 y 2016, el 45% de ellas no superó el Test de Bechdel. En esos años, de las 16 películas ganadoras, solo 9 aprobaron.

¿Quieres más ejemplos de películas que no pasan el Test de Bechdel? Los hay a montones. Para no aburrirte, citamos algunas de las más populares:

  • La trilogía inicial ​de Star Wars
  • Avatar
  • Trainspotting
  • Misión: Imposible
  • Toy Story
  • Gladiator
  • Regreso al futuro
  • Lara Croft: Tomb Raider (sí, la buena de Angelina tampoco pasa el test)
  • X-Men
  • La saga de Piratas del Caribe
  • Men in Black
  • La trilogía de El Señor de los Anillos

… y muchas más.

La suma de películas que no superan el test es el triple de las que sí lo hacen. Pero no todo son malas noticias. Hay honrosas excepciones que superan la prueba. Incluso algunas de ellas te sorprenderían. “Aliens: el regreso”, “Carol”, “Star Wars: el despertar de la fuerza”…

¿Qué otras películas conoces que pasen el Test de Bechdel?